RESEÑAS DE LÁPIZ Y PAPEL: “Gilgamesh”, la primer obra literaria de la historia. Por JESICA SABRINA CANTO

“Gilgamesh” es una epopeya de más de cuatro mil años de antigüedad, del  periodo sumerio, de procedencia mesopotámica, escrita en tablillas de arcilla. La epopeya se define como una composición literaria en verso en la que se cuentan las hazañas legendarias de personajes heroicos, que generalmente forman parte del origen de una estirpe o de un pueblo. Fueron creadas en un contexto de organización de ciudades-estados, de culturas politeístas.

Se ha establecido que la función original de estas historias era la de conservar la memoria de esa cultura. Poseen la enseñanza moral de aceptar las limitaciones. Es el primer documento del que hay registro de la práctica de escritura, inscripta en una cultura literaria. No se lima en su fusión práctica de la mera comunicación de un conocimiento ni a la mera memoria, sino que excede dos fines utilitarios. Fue recreada, reproducida, en otras culturas, lo que demuestra su excedencia de fines prácticos.

En la actualidad la obra tiene muchas versiones, a raíz de los diferentes hallazgos arqueológicos que son fragmentarios. La Tablilla 11 fue el primer fragmento en ser traducido, en la cual se cuenta la historia de un diluvio. La primera compilación fue hecha en el siglo XIV, en la cual se incorporó un prólogo que caracteriza al personaje y un epílogo de cierre de la historia, en lo que sería una idea de cohesión narrativa.

Esta obra presenta una épica diferente a la clásica. Se trata de la historia de una trasformación, con una lógica vinculada a la necesidad de cambio, que nace de la demanda del pueblo a los Dioses para moderar al soberano. Posee una dimensión del héroe no restringida a una individualidad, a un solo personaje. Aparece la reivindicación de la ciudad, de grupo, en lugar de un regreso glorioso del héroe. Las proezas de los héroes están dadas por las capacidades físicas, pero no configuradas como pruebas vinculadas a la demostración de la virtud, sino a una finalidad práctica colectiva, al señalamiento de un horizonte comunitario, siendo que las proezas para fines personales fracasan. Se hace una apología de las ciudades en lugar de la naturaleza y todas las acciones del personaje parecerían ser un desafío a los Dioses.



Categorías:Reseñas de Lápiz y Papel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: