ESTRENOS CINEMATOGRÁFICOS: Novedades en la cartelera de marzo. Por MAXIMILIANO CURCIO

DRIVE MY CAR / Puntaje: 8

El director de “Happy Hour” (2015) y “La Ruleta de la Fantasía” (2021) regresa a las salas con un film impactante. El cine oriental siempre constituye un reto para el paradigma occidental. Podemos encontrar características y estilos sumamente diversos, casi nunca el tedio y la reiteración. “Drive My Car” posee valores suficientes como para convertirse en uno de los hallazgos de la temporada. Tan singular resulta su visión, como que los créditos iniciales aparecen a los cuarenta minutos de comenzado el metraje. Se nos presentan personajes con vidas complejas y rincones emotivos que descubrir. Abreva el autor en metáforas sobre el duelo de modo omnipresente. Prestemos atención a la elección de Hiroshima como centro del relato; un destino geográfico nada azaroso: representa el sentimiento de culpa de una nación. El simbolismo se hace evidente a través de una poética hipnótica. Adaptando el libro de relatos “Hombres y Mujeres”, de Haruki Murakami, podemos comprender que la abundante cantidad de tiempos muertos incluidos nos lleva a vivenciar como espectadores la propuesta como si transcurriera en tiempo real. Ryusuke Hamaguchi integra al relato la puesta teatral “Tío Vania” de Anton Chejov. Una inteligente puesta en escena vehiculiza la evidente visión sobre el deterioro de la vida y las propias miserias contempladas. A fin de cuentas, somos directores de la obra que es principio y fin de nuestra existencia, no hay ensayo general posible. El tránsito es hacia dentro de sí, en búsqueda de una exploración existencial. La naturaleza humana está capturada con una densidad notable. El realizador lleva a cabo un sobrio estudio de personajes, colocándonos bajo su piel. Hamaguchi es uno de los cineastas contemporáneos más entusiastas y su principal valor radica en reflexionar acerca de cómo el arte asegura un espacio de sanación. Como el medio interpretativo ofrece este nivel catártico y terapéutico. Ya no estaremos sangrando las heridas una vez que cuestionemos el estereotipo del modo de vincularnos socialmente aceptado, consensuado y correspondido.


TERROR EN EL ESTUDIO / Puntaje: 4

El ex baterista de “Nirvana”, Dave Grohl, fundó en 1994 el icónico grupo Foo Figthers, en Seattle, cuna del grunge. Tres décadas después, hablamos acerca de un referente del rock contemporáneo, alcanzando aquí el terreno cinematográfico. Humor negro, sarcasmo, terror y comedia confluyen en un relato que se emplaza en una mansión llena de espeluznantes recovecos. Casas malditas que han hecho del cine de terror un lugar común, como las que albergaron la leyenda urbana que cobija a la gestación de grandes discos, como “Led Zeppelin IV” (1971). La intención conceptual emula al más puro estilo ‘serie b’, sin maquillar, sin embargo, su débil construcción narrativa. Cabe aclarar, que el presente no se trata de un rockumental, sino que el género más popular difumina las barreras de la ficción, logrando aquí un híbrido que tiene algún que otro punto en común con aquella extrañeza gestada por Metallica en “Trough the Never” (2013). Un extravagante verosímil saca provecho de efectos visuales trillados, sí, pero…¿podrá el embrujo recuperar la inspiración perdida? Vida de rock and roll y excesos, el paradigma dista del que circundaba a los húmedos sótanos de la casa parisina en donde The Rolling Stones grabara “Exile on Main Street” (1971). “Terror en el Estudio 666” promete la décima placa editada por Foo Figthers, mientras una apuesta más lúdica y menos formal no se reserva múltiples referencias y guiños a bandas como “Pearl Jam” y “Coldplay”. Salvaguardando cierta dignidad, no es el terror involuntario el que rige los dominios de una película hecha para parodiar, aunque el registro sea más permeable a maquillar ciertas falencias de origen.


AXIOMAS / Puntaje: 7

Este nuevo ejemplar del cine nacional se enmarca dentro de un cine de denuncia que intenta generar provechosos interrogantes, bajo una fórmula conocida. Las empresas contaminan y el daño ambiental ya fue reflejado por el cine en intención de visibilizar, acercando casos verídicos como el realizado por Steven Soderbergh en “Erin Brokovich” (2000). El suelo que pisamos como fuente de trabajo y explotación pone en jaque a una comunidad habitada por pueblos originarios, quienes sufren de la contaminación generada por la actividad minera. ¿Cuándo tomaremos dimensión de la falta de respeto y cuidado por la tierra que habitamos? La obviedad explica la literalidad que titula al film. Cíclicamente repetimos patrones y parece la solución estar en manos siempre del semejante, nunca en uno. Reflexiona “Axiomas” acerca de lo sagrado de cada cultura, en necesaria toma de conciencia acerca del daño ecológico difícil de revertir. Marcela Luchetta nos dice que ‘la verdad está escrita en el agua’ y sabemos que la naturaleza posee misterios insondables. Greenpeace patrocina este film protagonizado por Jorge Marrale, Luz Cipriota y Paula Cancio; rodado en exteriores en la provincia de Neuquén y poseedor de un primordial elemento digno de replanteamiento: el hombre transgrede, agrede y destruye todo aquello que lo circunda. La complejidad del vínculo familiar sobre el cual se asienta la trama compleja la propuesta, a medida que las intenciones del aparato político y los grupos de poder que pretender el provecho personal, casi siempre terminan por defraudar. Puntos de conflicto morales, como disparador de un drama que se desenvuelve de modo ciclópeo, abrevan en el enojo existente que se prolonga en el núcleo de un vínculo de padre e hija no resuelto. Afuera, la madre tierra también parece pedir piedad. La metáfora vincular cuadra a la perfección, mientras “Axiomas” excava profundo en una realidad preocupante.


AMBULANCIA / Puntaje: 2

Sabemos qué esperar de Michael Bay: la acción vertiginosa, autos que vuelan por los aires, una narrativa lineal, un verosímil absurdo. Cortes, tomas cercanas, shake cam. Todo a raudales y sin capacidad de digerir demasiado qué se nos está contando. Son sus armas para crear un espectáculo grande y dramático. “Ambulancia” acertará en todos los tópicos: tendrá una gigantesca persecución como especialidad de la casa, un plan de huida que justifica el entretenimiento de modo adrenalínico y una intensidad mercada en cada encuadre. Es un viaje al pasado con aroma a blockbuster de la década del ’90. Pensemos en que Bay es el autor de films rendidores en su tiempo como “La Roca” (1996), “Armaggedon” (1998) y “Pearl Harbor” (2001). “Ambulancia” se aprovecha de la acción exagerada para disimular su endeble relato. Apagamos la inteligencia y nos dejamos llevar por la decisión que toma aquella vuelta de tuerca innecesaria. Lo lamentamos por el talentoso Jake Gyllenhaal, quien luego del encierro al que lo sometiera un poco inspirado Antoine Fuqua, en la soporífera “Culpable” (2021), arriesga su vida (y buen gusto artístico) en veloces carreteras. Hace tiempo que Bay hundió su carrera en un hoyo de mediocridad, gracias a films olvidables como “Underground 6”. Ni hablemos de la saga Transformers, vaya llamado de emergencia!…Su deseo de anodina repetición lo ubica en el lugar donde debe estar.



Categorías:Rincón Cinéfilo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: