ESTRENOS DE CINE: «INMORTAL», LA NUEVA PELÍCULA DE CIENCIA FICCIÓN DE FERNANDO SPINER

Por: Néstor Petruccelli

En su regreso a uno de sus géneros preferidos, la ciencia ficción,  el director Fernando Spiner nos trae INMORTAL, un film envuelto en una atmosfera de thriller y mundos paralelos donde los  vivos y muertos pueden entrar en contacto. Y que además permite reflexionar hasta dónde llega el poder de las corporaciones.

UN PASO AL MÁS ALLÁ

En su anterior trabajo La Boya,  Spiner nos entregó un film poético y personal enmarcado por la  amistad y aunado por  la presencia constante del mar. Un trabajo que le permitió a la vez, de alguna forma, acercarse  a la figura de un ser querido que ya no está. “Hacer La Boya fue la puerta al reencuentro con mi padre, Lito,  que  pudo regresar a través de aquellas poesías que él había escrito” expresó el director.

Tras esa experiencia comenzó a rondarle la idea para una nueva película que compartiera esa misma búsqueda y la cual encerraba una pregunta: ¿Y si hubiera alguna posibilidad tangible de poder visitar a nuestros familiares que ya partieron?  Aunque  de ser viable, es un experimento que, sin duda, puede  traspasar los límites de la ciencia y conlleva el riesgo de que caiga en manos inescrupulosas. Desde ya si había un género que podía abarcar esas temáticas sin duda era la ciencia ficción.  La  idea fue tomando forma  y  junto a la guionista Eva Benito y al escritor Pablo de Santis terminó transformándose en un guion cinematográfico que dio nacimiento a INMORTAL

LUZ CÁMARA ACCIÓN

Una de las jornadas de filmación de INMORTAL se desarrolló en un bar del barrio de Palermo. Ahí, los extras -en rol de clientes- fueron ocupando las distintas mesas de forma estratégica para conformar la puesta de escena. Por su parte el equipo de filmación: sonidista, cámara y asistentes ultimaban detalles. La maquilladora ya terminaba su tarea con los actores, lo mismo que la vestuarista y se apartaban presurosas de cuadro. Ya estaba todo dispuesto para filmar la escena número 22 del guion.  Ahí estaba el asistente, claqueta en mano, esperando la orden del director que no tardó en llegar: “Acción”. Un corto travelling de cámara encuadra en plano  a  Belén Blanco que interpreta a una fotógrafa que volvió de Italia y en Federico Liss cuyo personaje es Mariano, un abogado amigo de la familia. El repentino regreso de ella al país se debe al deceso de su padre- personaje  a cargo de Patricio Contreras-  de quien no llegó a  despedirse. Las tomas de distintos planos en el bar se van sucediendo a lo largo del día, incluyendo una escena en exteriores en la que los actores en sus roles de fotógrafa y abogado caminan por una transitada calle. El dialogo entre los dos personajes revelan el verdadero motivo de la cita, la cual no tiene relación con ningún testamento familiar.  Ella vino a ponerlo al tanto sobre una enigmática corporación que ofrece viajes al más allá. Algo que, a primera instancia,  luce como estafa. Sin embargo, la fotógrafa  se involucró a partir de creer haber visto a su difunto padre cruzando por una esquina. ¿Fue una confusión o una alucinación producto del deseo de Ana por reencontrarse con él? Pero… y  ¿si realmente lo vio?

LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA

Los siguientes días de filmación giraron en torno a la búsqueda de la protagonista por encontrar respuestas. Respuestas que tiene el DR. Benedetti, a cargo del multifacético Daniel Fanego,  que acá se pone en la piel de un científico que descubrió una puerta hacia una dimensión paralela y donde los vivos pueden visitar a los muertos. Entonces… ¿Ana en verdad vio a su padre? Sí.

Así como en El Perjurio de la nieve (1944), el cuento de Adolfo  Bioy Casares, el viudo Luis Vermehren intentaba detener el tiempo para que la muerte no le arrebatara a su desahuciada hija Lucia, en INMORTAL, Benedetti también es instado por un sentimiento paternal, el cual lo lleva a la creación de ese otro mundo, porque no quiere perder definitivamente a su hijo Víctor, encarnado por Diego Velázquez.

Dispuesta a  visitar a su progenitor, Ana debe arriesgarse a traspasar  un umbral que la conduce a Leteo, una ciudad parecida a Buenos Aires pero que no es igual ya que se encuentra  en plena construcción, y los pocos que la habitan conservan su aspecto tal como los recuerdan sus familiares antes de partir. Por supuesto que, un proyecto de la envergadura de Leteo no pudo llevarse a cabo sin aportes financieros, en este caso fue a cargo de una empresa relacionada con cementerios privados. Sí, la misma que a través de su directora Isadora- interpretada por la actriz Analía Couceyro- ofrece las visitas al más allá, pero solo para clientes de alto poder adquisitivo. Finalmente, Ana accede a ese universo paralelo y no solo se reencuentra con su padre, sino que también comienza a relacionarse con Víctor de quien pronto se enamora, y a partir de ahí todo empieza a complicarse.

CIUDADES PARALELAS

En la literatura argentina el género fantástico tuvo sus  máximos exponentes  en autores como  Jorge Luis Borges donde la temática de la inmortalidad está  presente en su cuento titulado precisamente El Inmortal(1947),  también Julio Cortázar lo abarcó en el relato corto Una flor Amarilla(1956). Pero el antecedente de urbes paralelas la encontramos en  La trama Celeste (1948) del ya mencionado Bioy Casares.  Ahí su protagonista, el capitán Irineo Morris, tras un accidente con su avión despierta en una Buenos Aires casi igual pero que no es la misma. Ahora, respecto a la ciudad de  Leteo, que toma su nombre de la mitología griega por el río Lete que recorría el inframundo, su geografía está conformada en contraposición con la siempre dinámica city porteña. Para lograrlo, el equipo de filmación recabó imágenes, en el sector fabril de la ciudad de Avellaneda, sumadas a las de un hotel del barrio de Constitución, a las de plaza Brasil entre otras locaciones, las cuales se yuxtapusieron con imágenes del lujo de Puerto Madero y se aunaron con escenas realizadas con croma en un set, para luego, bajo una tonalidad ámbar lograr una extraña atmosfera.

DETRÁS DE CÁMARA

En la cinematografía argentina la ciencia ficción es un género poco frecuentado.  Debemos remitirnos a títulos como la mítica Invasión (1969), a La Antena (2007), como también a Moebius (1996) y a Fase 7 (2011) para encontrar algunos ejemplos. Sin embargo, Fernando Spiner a la largo de su extensa filmografía que abarca desde el western-guachesco Aballay, el hombre sin miedo; al suspenso en la miniserie Bajamar, la costa del silencio, pasando por el documental Angelelli, la palabra viva, o tocar el tema Malvinas con sucortometraje Regimiento 7 vuelve a casa; desde La sonámbula, recuerdos del futuro (1998) – su ópera prima – no ha dejado de ofrecernos una peli de c.f. en las siguientes décadas. Respecto al género, el filósofo Ítalo argentino Pablo Capanna– el primero en habla hispana en darle el valor literario a la ciencia ficción- señala que sus autores cuando hablan de futuro, en realidad están hablando del presente. Y en esa visión también concuerda  Spiner:  “Creo que el género fantástico es uno de los más políticos, ya que se trata de hipótesis de sociedades del futuro, de otras dimensiones, o de otras civilizaciones, y eso nos da la posibilidad de proyectar allí, cuestiones sobre las que nos interesa reflexionar que son de nuestro tiempo y nuestra realidad. Las grandes películas del género que nos han marcado. Basta pensar en Metrópolis, Blade Runner, Brazil, Fahrenheit 451, entre muchas otras, son verdaderos documentos sociales, políticos y humanos. En el caso de La Sonámbula… nos interesaba  hablar de la dictadura sin hacer un declarado documento político, y la hipótesis fue que los militares seguían en el poder en ese futuro distópico”.

En el nuevo milenio el realizador nos trajo Adiós querida luna (2004), que si bien fue dentro de una comedia de humor negro con tres astronautas como protagonistas,  servía como metáfora para mostrar el potencial científico argento que tantas veces fue vilipendiado por gobiernos neoliberales.

CAPITALISMO Y CORPORACIONES

El psicoanalista y escritor Jorge Alemán en sus análisis sobre las nuevas formas  del capitalismo viene señalando que: “Hay gobiernos que acompañan a las corporaciones y otros que intentan frenar en la medida de lo posible los efectos horribles que tiene este orden neoliberal de dominación”. Y si la ciencia ficción nos sirve para alertarnos o  denunciar, en Inmortal ese poder de las corporaciones queda de manifiesto en la organización que lucra hasta con el post mortem, como bien nos señala el director: “La hipótesis de una dimensión paralela donde los muertos puedan seguir vivos  y se los pueda visitar no podía escapar a la lógica del capitalismo salvaje en el cual las corporaciones lucran con nuestros deseos más profundos, desprovistos de toda humanidad”.  Pero siempre queda la esperanza de los que no bajan los brazos y  luchan. En el film, llevados por un sentimiento como el amor entre Víctor y Ana va a poner en jaque todo el andamiaje del universo paralelo y por lo tanto los intereses de la propia corporación que, en cabeza  de Isadora va a tratar de impedir a cualquier costo. 

OTRA MIRADA HACIA «INMORTAL»

por Maximiliano Curcio / Puntaje: 7

Retorna a las salas un emblema del cine independiente, como Fernando Spiner. Y lo hace bajo el formato genérico de su preferencia, la ciencia ficción. Una pérdida familiar se convierte en el disparador de “Inmortal”, film a través del cual Spiner elucubra una forma alternativa de comunicarse con las personas que ya no están en plano físico. No se trata de una conexión espiritual o emocional, sino de algo concreto que se instituye como verosímil. A partir de ello, desarrolla una idea que Eva Benito y Pablo de Santis firman a dúo. El eje de la película plantea la posibilidad de una dimensión paralela; y de allí se produce la apertura a un paradigma que involucra la participación de corporaciones capitalistas en medio de un negocio turbio, en donde se ve inserta la protagonista de la película, en la piel de Belén Blanco. Una fotógrafa, quien mejor que ella para capturar esa porción de realidad, a veces una ilusión. El acto que representa resguardar ese instante que permanecerá en la memoria, incluso en un intento de prolongar el asombro ante aquel abismo: la puerta de entrada a un mundo paralelo incrementa, multiplica, las realidades posibles.

Artesano de la imagen, Spiner concibe una atractiva búsqueda estética, podemos constatarlo en la coloración elegida para cada tramo. También en su puesta en escena, retratando porciones de la misteriosa Buenos Aires y sus márgenes. Acaso una ciudad en construcción, como un gran laboratorio, pueden rincones porteños reconocibles habitar la extrañeza absoluta. “Inmortal” se conforma como un relato infrecuente para nuestro medio, mixturando el policial fantástico con el drama psicológico. Retornando a las fuentes de la poco explorada tradición de la industria nacional en el ámbito sci-fi. Una historia que se remonta a una gema de culto como “Invasión” (Hugo Santiago, 1968). Su poco habitual tránsito continúa hasta logradas perlas de la década del ’90, como “Moebius” (1996, Gustavo Mosquera) o “La Sonámbula” (1998, el propio Spiner) y de allí al nuevo milenio, con films como “La Antena” (2007, Esteban Sapir) o “Fase 7” (2011, Nicolás Goldbart).

Aquí, el cineasta retoma semejante legado, apostando a un género atravesado por la identidad del ser nacional, el relato está impregnado por la coyuntura social. Referencias a un libro oriental milenario nos instruyen acerca de probabilidades. “Inmortal” plantea interrogantes, como cajas chinas que refractan sus sentidos; los resuelve y abre nuevas inquietudes. Un bucle sin fin. Spiner construye una experiencia audiovisual para disfrutar en pantalla grande, si su dilema argumental plantea derrotar a la muerte, aunque sea por un breve lapso, metafóricamente intenta el autor derrotar el visionado de estrenos en plataformas y pantallas domésticas. Proyectada por primera vez en el marco del Festival de Cine de Mar del Plata de 2020, cuenta el film con un gran elenco: Analía Couceyro, Patricio Contreras, Elvira Onetto y Daniel Fanego, se suman para completar un cast sumamente eficiente. Un ejemplar de cine nacional para destacar dentro de la cosecha anual.



Categorías:Miradas Secuenciales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: