ESTRENOS DE CINE: Novedades en streaming y en la gran pantalla – Tercera Parte. Por MAXIMILIANO CURCIO

HERMOSA VENGANZA (2020, Emerald Fennell) – Puntaje: 2

“Hermosa Venganza” esconde un plan perfecto para que cazadores sexuales se encuentren con su naturaleza y con el arrepentimiento. Si bien, en realidad, el acto de ajusticiamiento resignifica las razones de un duelo. Para Cassie (Carey Mulligan) el desquite es una forma de catarsis. El reciente film, dirigido por la realizadora Emerald Fennell, viene a redefinir que entendemos por relaciones consensuadas y, bajo tal paradigma, su concepción se vuelve en extremo pertinente para las coordenadas sociales que nos atraviesan. Pretende la autora reconstruir la idea del abuso en pos de un cambio de conciencia. Película urgente en forma de comedia sarcástica, que pretende abordar aspectos difíciles y dolorosos. El asunto es, ¿cómo lo hace?

Llama la atención la iconografía elegida, contrastante con la amargura de los eventos relatados. Colores pastel y una escenografía pulcra, donde todo luce en perfecta armonía, ambientan y dan atmósfera a una historia que elige una singular propuesta estética para reflexionar acerca del ser humano (en verdad, un género masculino) portador de un depredador instinto presto a ser liberado. El choque de estilos excede el estilizado enfoque visual, el problema es francamente narrativo, conceptual. Puede que el film aquí demonice cierto patrón y todo varón circundante se cierna como objeto de peligro. ¿Es necesaria tanta literalidad? El hombre es un ente maligno, débil e insensato. También hay mujeres que callan por conveniencia. A ojos de una platea ávida por defender a la víctima de su potencial abusador, a quien lapidará, despedazará, la balanza se inclinará por propio peso. Fuera de toda luz de ambigüedad, le quita capas de complejidad al análisis la represalia tomada por esta ‘joven prometedora’, curando las heridas provocadas por un orden social sistematizado en su machismo. Un tópico frágil para abordar en nuestros, que refleja la medida justa con la que se mide nuestra libertad de opinión a la hora de impartir un juicio que podría sensibilizar a ciertos sectores. Aquí es donde el análisis se complejiza. En tiempos de inclusión, los absolutismos solo generarán más segregación. Y el retrato burdo, de trazo grueso, solo generará más violencia. Que no es menor acto violento que subestimar la inteligencia del espectador. No todo es blanco o negro, y poco puede evolucionar una sociedad que mire, piense y sienta sin cotejar las zonas grises.

¿Qué mirada tenemos del género opuesto? ¿Es realmente justa la vara con la que medimos a aquel cuyos actos juzgamos? ¿Cuánto toleramos y comprendemos, del dicho al hecho? Puede la inversión radical de roles propuesta por el film llevarnos a visibilizar dinámicas sociales bajo la lupa hipócrita, es cierto. Villana número uno de su propia vida, cobija a Cassie un mundo de colores pastel de su infancia atrapada en el tiempo. Duplica su intención un espíritu empoderado que la coloque fuera del radar de su zona de confort, dispuesta a replantearse hasta donde está dispuesta a llegar. Tiene todo calculado. Cínica y retorcida, “Hermosa Venganza” respalda la fortaleza femenina con resultados insuficientes. Pesquisa las consecuencias del trauma y evalúa efectos devastadores; satura una olla a presión a punto de estallar…pero ofrece su mensaje de la forma más condenable. La siempre impecable Carey Mulligan prueba el amargo bocado de su propia realidad llevada al absurdo. Que el mensaje sabotee el producto final no le quita un ápice a su maravillosa actuación.


GODZILLA VERSUS KONG (2021, Alan Wingard) – Puntaje: 1

Duelo de titanes y batalla espectacular de míticas proporciones. Hiperbólico divertimento que cumple la profecía cuando la realidad nos desborda: desembarca ante nuestros ojos una saga blockbuster financiada por productoras que buscan abultar aún más sus bolsillos, a toda costa. Puro paradigma virtual sin corazón ni alma. “Godzilla vs King Kong” viene a hacer realidad la última de las fantasías cinéfilas, y es sensato decir que ambas leyendas del celuloide portan una profusa leyenda en sus espaldas. Se rastrean sus inicios en “King Kong” (1933), dirigida por la dupla Merian C. Cooper-Ernest B. Schoedsack y con Fay Wray en el antológico rol protagónico, bajo la producción de RKO Pictures. “Godzilla” (1954), por su parte, fue un emblema precursor de la industria japonesa de ciencia ficción y terror de 1954, dirigida por Ishiro Honda y con efectos especiales a cargo de Eiji Tsuburaya. Un ejemplar autóctono kaiju que se mediría con Kong en 1962, constituyendo un fenomenal y atípico precedente, también dirigida por el citado Honda.

Productos independientes del cine de terror, como “A Horrible Way to Die” y “The Guest”, cimentaron el gusto de Alan Wingard por lo macabro; cineasta que se coloca tras de cámaras para otorgar pulso al último crossover monstruoso. La presente entrega ofrece un portentoso show de efectos especiales vacíos de contenido pero llenos de parafernalia. Contemplamos el peso propio de dos bestias dispuestas a hundirse en el barro de la historia. Las extrañas criaturas inclinarán la balanza hacia el gusto de la audiencia, mientras la supervivencia humana se sabe una quimera, en igual medida que el cliché masivo acaba por aburrirse de tanto encontrarse a sí mismo. Michael Bay reconoce a su espejo Roland Emmerich para consumar el desastre inminente bajo la firma del bueno de Wingard. Conformando la tercera vez en que tanto Godzilla como Kong arriban a la gran pantalla en la última década, sendos íconos fílmicos y culturales colisionan sin mayor interés. Un nulo desarrollo de personajes y una trama francamente porosa nos hacen olvidar todo demasiado pronto. Cuánto más grande sean más daño se harán al caer…


VENOM 2 (2021, Andy Serkis) – Puntaje: 1

Los planes para una secuela o los planes para el desastre. El agotamiento de superhéroes de Marvel encuentra, merced a la flamante producción de Columbia Pictures, la enésima puesta en práctica del fenómeno, buscando sacar rédito de un personaje previamente adaptado a la gran pantalla en 2018. Andy Serkis, el otrora Gollem de la trilogía fantástica sobre la obra de J.R.R. Tokien, se coloca tras las cámaras y dirige el guión de Kelly Marcel, sobre el icónico supervillano cuya primera aparición en cómic data desde 1988. Se rodea de un gran elenco: Tom Hardy, Woody Harrelson, Michelle Williams y Naomi Harris se prestan a semejante despropósito, dilapidando cada uno de ellos su potencial interpretativo. ¿Qué falla, concretamente, en “Venom”? Unos efectos especiales completamente descuidados, un humor absurdo pésimamente implementado y una fatigada puesta en práctica en bucle infinito, todo ello confluyendo. La resultante de un producto que se encumbra como el epítome de un Hollywood anémico, consumido por el cine de superhéroes previsible y vacuo que circula, a mansalva, a lo largo y ancho de la cartelera contemporánea. Una copia certificada que omite la palabra originalidad y prescinde de todo argumento sustancioso, en pos de acumular escenas de confrontación en un todo desechables. Sin noción de auténtico ritmo cinematográfico, la elegancia impostada decepcionará al más férreo fan. La superficialidad como regla sine qua non completa la mentada fórmula. Con absoluto desprejuicio y dibujando el contorno de sus personajes con trazo grueso, “Venom” nos recuerda que hay una gran porción del cine industrial evasivo que sustenta su principio de existencia en la incongruencia. Lo peor es que no siente el más mínimo remordimiento.


MISTERIO EN SOHO (2021, EDGAR WRIGHT) – Puntaje: 7

Un asesinato en el pasado dispara un misterio en el futuro, y viceversa. La originalísima “Misterio en el Soho” mezcla dos líneas de tiempo situadas en el barrio de Soho (Londres). Su responsable es Edgar Wright, dueño de una importante fanbase de cinéfilos que resguarda el buen gusto por el cine de autor. Y allí está Wright, un esteta consabido, llevando a cabo su explícito homenaje al cine giallo. Su sobrenatural mezcla de estilos, pericia técnica mediante, resulta una aventura emocionalmente envolvente. Ambiciosa y no despojada de irregularidades, su arrojo resulta un acto celebratorio, en tiempos donde la degradación del cine genérico prolifera en la cartelera. Dueño de un sello visualmente arrollador, el cineasta realiza un manejo de cámaras que juega con las perspectivas del personaje y del propio espectador. Por momentos, su instinto recuerda al del mejor Roman Polanski en “Repulsión” (1965), en otros al Brian De Palma de “Vestida para Matar” (1982). Sedientos de sangre, buscamos rastros del inmortal Dario Argento y su “Phenomena” (1985). Deslumbrante, nos invade la elegancia de una puesta en escena onírica. Mérito del director de “Baby Driver”, alabado musical encubierto en violento cine negro, pareciera ser la especialidad de la casa el hecho de tergiversar los límites del género abordado. En “Misterio en el Soho”, un flow de imágenes pergeña un viaje en el tiempo. Escindida la realidad, es la sensualidad y nostalgia de los años ’60 la forma elegida que acaba por comprarnos. Una vez que caímos en la trampa, vira el argumento al truculento terror. La mezcla de color y movimiento consigue pasajes francamente evocativos. Poderoso mecanismo mediante, este ejercicio de thriller examina las claves de su intriga con dispar suerte, no obstante el recurso meta narrativo ensaya una próxima vuelta de tuerca. Perverso y deslumbrante tour de forcé por la calle más oscura, bajo notorias influencias que no ocultan su lado lyncheano, puede esta radiografía psicológica sobre una extraña inserta en la gran ciudad reflexionar acerca de la sensación de ajenidad con notable ambigüedad. Realismo mágico mediante, una suculenta dosis de fantasmagoría y una firme creencia en lo paranormal conforman el menú de este portentoso laboratorio visual.



Categorías:Rincón Cinéfilo

3 respuestas

  1. Una pena que no aclare por donde se emitecada película.

    Me gusta

Responder a Impresiones de cine, series y otras artes Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: