RELATOS: Sabía que vendría. Por CARLOS PÉREZ DE VILLARREAL

Golpearon.

Sabía que vendría, pero no la esperaba tan pronto.

Con paso lento fui hasta la puerta, la abrí y allí estaba: ella.

Su pelo largo, lacio, azabache.

Su rostro pálido, de mejillas pronunciadas, realzaban los labios carnosos, rojos como el fuego.

Las manos blancas, de dedos delgados, moviéndose armoniosamente.

Enormes y rasgados ojos oscuros, de enigmática mirada.

Su vestido largo, negro, impecable.

Exquisita perfección.

Me deslumbró.

La hice pasar.

 Me miró largamente y me dijo:

 —¿Vamos? Vine a buscarte.

 —¿Qué llevo?  —le pregunté.

 —¡Lo imprescindible! —me contestó.

Lo imprescindible, pensé.

¿Qué sería?

Los buenos momentos vividos, el cariño de los míos, las emociones, la amistad, el amor…

Cuando salió, fui detrás.

Cerré la puerta y la seguí.

Ella, la muerte, aguardaba.

¡Y yo… con las manos vacías!



Categorías:Pura Ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: