CONVERSACIONES SIETE ARTES: Entrevista a Dr. Queen. Por ERIN BAKER

¿Qué es la buena música?

Cuántas veces hemos escuchado y hemos dicho la frase “Eso no es música”, ¿con base en qué se juzga cuando una pieza musical es buena o mala? Muchos podrán alegar que la música, al igual que el resto de las artes, quedan a merced de la subjetividad de quien la consume y que de acuerdo a sus gustos decidirá si es buena o mala, pero ¿en verdad podemos tener un concepto tan superfluo sobre lo que es bueno o malo? Claro que no. Más allá de toda subjetividad y de que pueda agradarnos más un género que otro, hay ciertos parámetros comunes que pueden definir cuando una pieza musical es buena o mala.

 El primer factor será su ritmo, su cadencia, su melodía, estos tres aspectos buscan provocar una reacción emocional en el receptor, alegría, melancolía, tristeza, animosidad, etc. Si estamos en presencia de temas musicales que suenan absolutamente todos iguales, a excepción de alguna que otra variación, claramente estamos consumiendo un producto básico, por lo general sumamente comercial pero que no necesariamente es bueno. Lo que suele suceder con estos temas es que tienen su auge en un lapso de tiempo determinado pero después pierden vigencia puesto que lo que ofrecen es de muy baja calidad.

El segundo factor de análisis es la letra ¿qué dice la canción? ¿qué mensaje intenta transmitir? Un buen compositor hace que el oyente sienta sus mismas emociones cuando escucha sus temas. Lograr que el otro sienta al escuchar su tema lo que él siente al escribirlo no es tarea fácil, requiere de una creatividad y empatía asombrosas. De este modo encontraremos temas que quizás son muy buenos en su música pero muy malos en sus letras, en tal caso, ya no podría calificarse como una buena pieza musical y viceversa. Exceptuando, por supuesto, a las piezas de música clásica que sólo se conforman de melodía.

El tercer factor de análisis es hacia que sector social está dirigido el tema musical. No todos los sectores sociales se identifican con la misma música, esto hace que por lo general se evidencie claramente qué tipo de música consume cada grupo. Que un tema, banda o estilo musical se imponga mayoritariamente no quiere decir que sea bueno, solo que es un estilo masificado que está de moda.

Algunos podrían alegar un cuarto factor que es el rango etario que consume determinada música. Definitivamente puede ser un punto a considerar en algunos casos, pero no es concluyente, puesto que la principal característica de la buena música es que es transgeneracional, es decir, no tiene época ni rango etario. Un hombre de 60 años reconoce a Elvis Presley y un niño 5 bailará al son del “Rock de la cárcel” aunque no tenga idea de quién fue Presley y es que cuando algo es bueno trasciende a través de la historia indefectiblemente.

Un claro ejemplo de buena música que no tiene tiempo ni edad es “Queen”, la banda británica por excelencia, que después de “The Beatles”, se coronara ante el mundo entero como estandarte de un estilo de música único e irremplazable, dejando como legado un acervo musical que por aquel entonces, brilló en los gloriosos años 80 y se mantiene vigente al día de hoy como uno de los más magníficos de la historia.

Muchas bandas tributo alrededor del mundo, trataron de emular a Freddie Mercury y su apoteósica banda, pero sólo una logró consagrarse a nivel mundial, sólo una voz pudo llegar a los vibratos de Mercury hasta casi no percibir diferencias y esa fue la banda argentina “Dr Queen”, que debe su nombre a la formación académica de su líder, Jorge Busetto, un médico cardiólogo oriundo de la ciudad de La Plata que el año 2000 junto a otros colegas decidió formarla pero a modo de pasatiempo. El increíble parecido de la voz de Busetto a la de Mercury y la excelente performance de sus músicos hizo que esta banda no pasara desapercibida y pronto estarían tocando en los mejores teatros de Buenos Aires y Europa.

“Dr Queen” revive a Freddie en cada recital, los teatros y estadios estallan al son de los temas que Mercury alguna vez compusiera y por unas horas parece que jamás hubiera muerto y es que el artista jamás muere mientras su obra permanezca viva. La buena música no perece.

MANO A MANO CON “DR QUEEN”

LA BANDA ARGENTINA QUE ESTREMECE AL MUNDO ENCARNANDO AL INMORTAL FREDDIE MERCURY

El nombre “Dr Queen” es la fusión de los dos amores de Jorge Busetto (vocalista y líder de la banda) ¿Con quién hablamos hoy? ¿Con el Dr Busetto o con Dr Queen?

“Soy el Dr Busetto las 24 horas, como médico es imposible dejar de serlo y soy “Dr Queen” arriba del escenario, cuando sueño”

-Hablabamos recién sobre qué es la buena música, desde tu perspectiva como artista y profesional de la música ¿Qué responderías a eso?

“ Para hablar de buena música, de la verdadera buena música, mínimamente debemos arrancar por la música clásica, donde todo era muy difícil y natural, vos fíjate que los cantantes debían impostar su voz para poder llegar al último de la fila y ahí no había microfono, amplificación ni nada y las orquestas realizaban piezas muy complicadas a la par de que debían escucharse a sí mismo y al resto porque las ondas de sonido debían llegar a un tiempo determinado al oído del oyente, un solo instrumento sonando a destiempo, por mínimo que fuera, ya arruinaba la pieza musical.. En esa época se estudiaba todo, se tenía mucho más conocimiento y formación que ahora, a pesar de que tenemos más tecnología, creo que somos mucho más incultos ahora. A medida en que la tecnología avanzó, todo eso se perdió, hoy los técnicos te arreglan cualquier falencia en tu voz o en el sonido, ya los Beatles hacían trampa con esto, siendo la mejor banda por lejos. Ahí empezaron los efectos en las voces, en los 80 el rever y el delay y hoy en día el autotune que creo es una desgracia para la música, todo esto contribuyó a que la música se fuera deteriorando cada vez más y no sólo en lo que hace a la melodía en sí misma sino también a las letras.”

-Hablando de eso ¿Cuál es tu opinión acerca de las letras de las canciones de moda y cómo lo ves respecto del paradigma social actual?

“Hoy se habla mucho de la ecología y el feminismo, sin embargo nosotros, en nuestra época, cuidábamos más el medio ambiente que ahora y no había ningún tipo de campaña ecologista. Nosotros escuchábamos canciones que hablaban de amor y a la mujer se la trataba con respeto, incluso las bandas de rock, siendo este un estilo que se lo asocia más a lo heavy, en el 90% de sus temas se le canta al amor y a la mujer. Pero para entender al arte de una época debes primero comprender la época, no es casualidad que John Lennon escribiera “Imagine” durante un tiempo de guerras muy álgido. Desde las artes, la música, el cine, se refleja y a la vez se promueven factores buenos y malos de su sociedad, nada es casual por eso ahora tenemos estas letras espantosas completamente naturalizadas mientras a la vez se han desnaturalizado los valores que siempre tuvimos, es como si hubieran pasado de moda y eso no puede suceder porque los valores son los que dan el marco a tu vida. Hoy hablan de feminismo, de empoderar a la mujer y estas canciones lo único que hacen es insultarlas, degradarlas, tratarlas como objetos sexuales, sin embargo a la gran mayoría de ellas les gusta, entonces no se comprende este doble discurso.”

“Todo en la sociedad se ha ido perdiendo y la música es un reflejo del deterioro de la sociedad también. Los chicos nacidos después del 2000 no pueden jactarse de haber tenido buena música”

-Como artista y como médico ¿Qué opinas sobre lo que está sucediendo con las restricciones a la cultura a causa de la pandemia?

“ Hay mucha hipocresía en la forma en la que se están encarando las cosas, los otros días veíamos como ponían el foco en la educación, es decir en la escuela como foco de contagio, no existe ningún fundamento científico que pruebe que la escuela es un foco de contagio, de hecho no existen personas más cuidadosas y obedientes que los chicos, si vos a un chico le decís ponete a dos metros, se pone a dos metros, lávate las manos y se lava las manos, son los adultos los que no cumplen, entonces no tiene ningún sentido cerrarles la escuela a los chicos cuando el presidente va a un velorio y está con una multitud a los abrazos y a los besos. Lo mismo pasa con la cultura, los teatros, los cines, todos tienen estrictísimos protocolos sanitarios, sin embargo a nosotros no nos dejan trabajar ni a la gente le permiten consumir cultura y distenderse con todos los cuidados necesarios y con lo importante que es el esparcimiento físico y mental para la salud”

“La hipocresía que vemos en la sociedad respecto a las restricciones por la pandemia, es la misma hipocresía de esa mujer que se ofende cuando le dicen un piropo pero que después va y baila reaggetón con una letra que la degrada”



Categorías:Conversaciones Siete Artes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: