HISTORIAS CASI OLVIDADAS: TRES MIRADAS SOBRE LA PATAGONIA TRÁGICA. Por Juan Carlos Ponce

José María Borrero fue un hombre de amplia cultura: era Doctor en Teología, en Filosofía y en Leyes. Además, tuvo una actuación importante   en las huelgas patagónicas de 1920-1921.  Este escritor proyectó escribir todo el drama que vivían los obreros en el Sur. Y dividió su plan en dos partes: La Patagonia Trágica cuyos capítulos de la obra denomina “Asesinatos, Piratería y esclavitud”.

La segunda parte que no pudo concretar para su impresión fue denominada “Orgía de Sangre”. “Patagonia Trágica” apareció en Buenos Aires  en el año 1928, un libro cuyo testimonios tuvieron gran repercusión en los lectores. El libro estaba escrito en un estilo testimonial y sus páginas estaban compuestas por denuncias.

El libro no demostraba un rigor científico de lo aseverado, pero servía como un elemento testimonial interesante para un estudio profundo de esa realidad patagónica. Este libro estuvo lleno de misterios y secretos. Poco tiempo después no había en existencia en las librerías. Empezó a difundirse entonces la leyenda de que el libro había sido prohibido, o que las familias terratenientes de la Patagonia: los Braun Menéndez o los Menéndez Behety habían comprado toda la edición.

En esta ocasión hacía un relato pormenorizado de las “horrorosas matanzas de 1921”. Borrero fue contratado por la empresa importadora y exportadora Sociedad Anónima y en 1919 se encuentra en Río Gallegos, Santa Cruz donde es designado por dicha empresa como apoderado legal de llamada por los obreros “La Anónima” de Mauricio Braun y José María Menéndez. Pero simultáneamente concurría a las reuniones de La Federación Obrera. Se convertía en Juez y parte. Aparecía ante los obreros como un agente espía de la patronal. Pero sus encendidos discursos agitando a los obreros, dejaban en claro su auténtica filiación a la clase trabajadora del campo. La empresa tardó un año para descubrir el doble juego de Borrero y el 28 de diciembre de 1920, la Anónima le revocó sus poderes.

Desde ese momento Borrero puso sus mayores esfuerzos al lado de los obreros e inició una lucha frontal con sus publicaciones en su modesta imprenta. Atacó con su periódico bisemanal (La Verdad) a todos los propietarios: al gobernador Edelmiro Correa Falcón, a la Sociedad Rural y al frigorífico Swift.

Durante la segunda huelga de 1921, que termina en los fusilamientos de obreros patagónicos ordenados por el teniente coronel Héctor Benigno Varela, Borrero escribió estando en el Sur patagónico “La Patagonia Trágica” en la que relata  minuciosamente, con transcripciones de los diarios de sesiones del congreso nacional, los graves delitos cometidos por  estancieros y sus capataces a la peonada criolla y el despoblado de la Patagonia austral, masacrando sin ningún esbozo de civilización a los habitantes originarios de Tierra del Fuego y Santa Cruz.

Este libro “La Patagonia Trágica” donde el autor escribió una obra testimonial de los sucesos ocurridos en el Sur, resultó una historia de crueles matanzas de los obreros en 1921. Este libro seria el precursor de la historia de la desconocida Patagonia. Según Osvaldo Bayer “… hasta llegaron a quemar los borradores” del libro prometido “Orgia de Sangre”, además destruyeron su imprenta y encarcelaron a José María Borrero.

Osvaldo Bayer, periodista e historiador en el año 1972 retomó el gran tabú de la Patagonia Trágica escrita por Borrero, pero a partir de la “Orgia de Sangre” que prometió Borrero abordar y no pudo lograrlo.

Osvaldo Bayer puso todo su empeño para clarificar lo acontecido en 1921, actos criminales horrorosos. Realizó una investigación más profesional y profunda. Acudió al escenario de los hechos y se propuso indagar en la documentación y todo vestigio de aquellos hechos sangrientos. El producto de esa investigación rigurosa tituló  “Los vengadores de la Patagonia trágica” precisamente, el tema que Borrero anunció en “Orgía de sangre”, pero que no pudo concretar.

Bayer hace una crónica detallada de los sucesos y no escatima en decir que los estancieros explotaban a los obreros locales y extranjeros. Atribuye al presidente argentino Hipólito Irigoyen la responsabilidad de llamar a su despacho al brazo ejecutor principal Teniente Coronel Correa Falcón para que se haga cargo de los huelguistas.

La obra de Osvaldo Bayer es imprescindible. Su consulta es necesaria si se   pretende hablar de los conflictos entre obreros y estancieros en el sur patagónico. Dedicó muchos de sus libros a expresar todo lo acontecido en el Sur de nuestro País. Defensor a ultranza de los pueblos originarios y de sus tierras, denunció a la famosa Campaña del Desierto como una invasión criminal contra los naturales con el solo propósito de expulsarlos. Bayer dividía en dos  la ofensiva a los naturales: desde la mitad del País hacia el Norte los españoles son responsables de la eliminación  de los indígenas; desde la mitad para abajo los mismos argentinos  fueron los  responsables de su desaparición.

Las tierras ocupadas por el ejército a mando del General Julio Roca fueron repartidas entre sus militares y amigos. Cabe recordar a uno de sus jefes Silvano Daza era catamarqueño. Fue gobernador progresista, fundadador de la “Villa de los pobres” hoy “Villa Cubas”. Las calles que circundan ese barrio, Daza las bautizó con el nombre de sus compañeros en la famosa campaña del desierto: General Conesa, General Villegas, etc. En forma increíble estas calles aún conservan esos nombres. Los verdaderos protagonistas de nuestra Catamarca quedaron relegados en calles muy alejadas de la ciudad.

Indudablemente la capacidad intelectual de este escritor le puso verdadera historia a los hechos narrados por Borrero. Osvaldo Jorge Bayer fue un historiador, escritor y periodista anarquista argentino. Nació el 18 de febrero de 1927 en Santa Fe y falleció el día 24 de diciembre de 2018. Vivió en Buenos Aires, pero también tuvo domicilio en Berlín, donde se exilió antes de la última dictadura militar de Argentina.

La obra de David Viñas está centrada en el mismo escenario patagónico de la huelgas. La visión de Viñas, hijo de un militante radical, busca alejarse de ese pensamiento y su historia se refiere a aquellos burgueses que acecharon a la Patagonia para tomar sus territorios y establecer sus industrias de ganados ovinos. Ello significó la eliminación de los pueblos originarios a través de una despiadada matanza. Viñas resalta como responsables de ese genocidio ambicioso a los después llamados señores estancieros de la Patagonia. Duro detalle de las artimañas utilizadas para aniquilar a los indígenas. “Los Dueños de la Tierra” es una radiografía de la crueldad utilizada por los estancieros para adueñarse de las tierras patagónicas.

Relata la cacería y asesinato impune que aplasta toda vida humana de la zona, que impuso su ley: la muerte.  Los muñones sanguinolentos en las bolsas de arpillera, vívida prueba de la cantidad de indios liquidados, son nuevas hectáreas despejadas. Todos se enriquecerán porque decidieron pedir tierras, extender el dominio del blanco que protege el territorio nacional y enriquece su tesoro.

Extracto del libro: EL ESCRITOR Y SU COMPROMISO

ISBN 978-987-4981-21-9

Autor: Juan Carlos Ponce

Grupo Editorial Trascendencia, junio 2019

Contacto: trascendernoa@yahoo.com.ar

Un comentario sobre “HISTORIAS CASI OLVIDADAS: TRES MIRADAS SOBRE LA PATAGONIA TRÁGICA. Por Juan Carlos Ponce

  1. Es muy interesante el tema de la serie EL ESCRITOR Y SU COMPROMISO de Juan Carlos Ponce. Rescata figuras de la literatura que dieron testimonio de la realidad social. Contenido, fluidez y amenidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .