HISTORIAS CASI OLVIDADAS: Granaderos a Caballo. Por Carlos F. Pérez de Villarreal

De lo que mis Granaderos son capaces, solo lo sé yo. Quien los iguale habrá; quien los exceda, no. – José Francisco de San Martín y Matorras

La fragata inglesa George Canning, arribaba al puerto de Buenos Aires, ese lunes 9 de marzo de 1812, trayendo a bordo a varios licenciados del ejército español, que retornaban para brindar sus servicios a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Entre ellos se encontraba José Francisco de San Martín.

Al día siguiente en el Fuerte, saludaron a las autoridades, exhibiendo sus credenciales. En ese momento se encontraban dos miembros del Triunvirato, Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea y el secretario de guerra, Bernardino Rivadavia.

Gratamente complacidos, escucharon a José Francisco, explicar que venían a brindar su ayuda, con planes determinados, para lograr el bienestar común y la independencia de los habitantes de América. Terminada la reunión, le solicitan que se presente ante el Estado Mayor, planteando su idea, a sus respectivos jefes, el Coronel Marcos Balcarce y el Coronel Javier de Viana.

Dos días después, temprano por la mañana, San Martín exhibe su proyecto de crear un regimiento de caballería similar a la francesa, ya que en las guerras napoleónicas había visto su maniobrabilidad, su poderío de choque y sus cualidades, principalmente a las tropas comandadas por el General Joachim de Murat, considerado uno de los jefes más famosos del siglo XIX. Quería crear un cuerpo modelo, donde primara la aptitud humana de sus hombres, basado en una fuerza disciplinada y moderna, con posibilidades de éxito en la lucha contra las experimentadas fuerzas realistas.

No caben dudas que su idea fue muy bien recibida, ya que en ese momento no existía una fuerza de caballería patriota que se denominara como tal, e incluso su organización era deficiente. Para ellos era una buena oportunidad de contar con elementos efectivos, por esa razón le solicitan a San Martín, que les brinde unos días para examinar su plan de acción.

El 16 de marzo de 1812, el Estado Mayor recomendaba que basado en los méritos y antecedentes militares, se le concediera un puesto de alta responsabilidad. Ese mismo día, por la tarde, el Triunvirato le otorga el grado de Teniente Coronel de caballería, nombrándolo comandante del Escuadrón de Granaderos. Aquí, en este acto gubernamental, se podría decir que tiene su inicio, su germen y nacimiento, el Regimiento de Granaderos a Caballo.

De forma inmediata, al otro día, San Martín presenta un plan organizativo del Escuadrón, que estaría formado por una Plana mayor compuesta de la siguiente manera:

Jefe: Teniente Coronel José de San Martín; Segundo Jefe: Sargento Mayor Carlos de Alvear; Primera Compañía: Capitán José María Zapiola, Teniente Justo Bermúdez, Alférez Hipólito Bouchard; Segunda Compañía: Capitán Pedro de Vergara, Teniente Agenor Murillo, Alférez Mariano Necochea; Ayudante de campo: Francisco Luzuriaga; Portaestandarte: Manuel Hidalgo.

Una vieja quinta de El Retiro, sirvió para constituir el flamante primer regimiento de caballería, adecuado a las contingencias nuevas de esa época. La Ranchería, ubicada en las calles del Correo y San Francisco (Alsina y Perú actuales), fue la primera ubicación de la comandancia.

El reclutamiento de los oficiales y soldados, fue considerablemente rigurosa.

Una exigencia implacable en la instrucción, un duro aprendizaje corporal, una persistente disciplina y el orgullo de pertenecer al cuerpo, fundaba en esos hombres una comunión especial, preparados para las contingencias de los combates que debían luchar. Así San Martín confeccionó el denominado “Código de Honor”, impuesto a todos sus hombres sin distinción, dando el ejemplo él mismo, tanto en lo militar como en su civilidad.

Pese a las complicaciones comunes de la época, el 11 de septiembre se concreta la formación del Segundo Escuadrón. Ya para esa época, las autoridades mencionaban a San Martín como Comandante de Granaderos a Caballo.  El 5 de diciembre se produce la creación del Tercer Escuadrón. Y así llegamos al 7 de diciembre de ese año, 1812, una fecha especial en nuestra historia, ya que el recientemente nombrado Segundo Triunvirato, en base a la formación de los tres escuadrones, le otorga el grado de Coronel del Regimiento de Granaderos a Caballo, usándose esta palabra “Regimiento”, por primera vez.

A las 6 y 45 de la mañana del 3 de febrero de 1813, se producirá el primer combate en San Lorenzo, 120 granaderos contra 250 infantes realistas. La primera victoria del Regimiento. Los granaderos entrarán en la historia argentina con la bravura que los caracterizó. Pero eso… eso es otra historia.

Bibliografía

Felipe Pigna. La voz del Gran Jefe. Vida y pensamiento de José de San Martín. CABA: Editorial Planeta S.A.I.C., 2014. Historia Argentina

Carlos A Gigliotti. Amanecer de un 3 de febrero. CABA: Argentinidad, 2013. Historia Argentina

Jorge Zicolillo. San Martín el vencedor de Chacabuco y Maipú. México: Editorial Lectorum, S.A. de C. V., 2011.

Jorge César Estol. Pinacoteca Virtual Sanmartiniana. Instituto Nacional Sanmartiniano. Editores Argentinos S.A, 2006.

Regimiento de Granaderos a Caballo “Genera San Martín”

Museo Histórico Nacional

Carlos F. Pérez de Villarreal

Escritor – Periodista



Categorías:Historias Casi Olvidadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: