CULTURAS TRANSMEDIA: La estimación sistemática de la mediocridad. Por Francisco Pedroza

    

Instagram se ha convertido, en la última década, en la red social más elegida a la hora de conectarse y mostrarse al mundo, así también como la más consumida a la hora de buscar un momento de ocio, en ella podemos encontrar dos maneras de compartir y/o ver contenido, estas son: mediante las historias o mediante el “feed”. En la cotidianidad de las historias se suele ver la “felicidad”, se muestra al mundo y a todo nuestro entorno, lo feliz que podemos llegar a ser, claro que esto está muy alejado de nuestra realidad, pero lo único que importa es como lo vea el receptor, por ejemplo: subimos una vez por semana una foto comiendo sushi, mientras que los otros 6 días de la semana comemos fideos, mostramos solo la bandejita de sushi sobre la mesa, no los fideos, automáticamente nos convertimos en una persona que come Sushi todos los días, para el resto, nunca comimos fideos ( si la única información que tengo es que comes sushi, para mí, lo único que comes, es sushi). Otro ejemplo: Una persona puede subir una vez por mes, una foto de su mano con un libro y un slogan: “el mejor momento del día” el observador entiende que esta persona lee todos los días, pero capaz fue solo el hecho de tomar el libro y en lo que resta del mes ni lo vuelve a tocar, no importa, esa foto con el libro ya es más que suficiente, para lo que queremos demostrar, ahora somos unos devoradores de literatura, nuestra mejor versión siempre está en las historias de Instagram.

Paralelamente, en el buscador de Instagram, es donde abunda el ocio, su mayoría en forma de “memes” (entendiase meme como una imagen y un eslogan unidos, que en general causa gracia apelando a la identificación con el receptor). Uno de los slogans más utilizados para describir situaciones es el “cuando te” donde el creador del Meme automáticamente crea una cierta sociedad entre el mismo y el destinatario, el “cuando te” requiere ya de por sí, que lo que se cuenta también te va a pasar a vos si no es que ya te pasó, porque es algo muy común de que pase, generando una suerte de comunidad donde nadie se va a salir de la regla, donde lo que te pase, por más grandioso que sea ya le paso a alguien más, no sos único ni especial. Lo shockeante  de esta sección es que los memes que general tienen más likes son los que se refieren a cosas mediocres, por ejemplo: una foto de un tweet contiene la frase “Con razón nadie me habla soy re intenso me mandas un mensaje, te mando un meme, 4 mensajes, dos audios, 15 stickers, etc. etc.” en este tweet parece que el autor avala o se enorgullece de esta intensidad, esta foto tiene 6000 likes y 2000 comentarios, donde claramente lo espectadores reconocen al autor como un par al grito de “también soy así” y etiquetan gente para que a su vez se sientan identificadas con esto de “con razón a mí nadie me habla” ¿una desdicha queriendo camuflarse como algo bueno por solo el hecho de ser compartida?. Otro ejemplo: una foto de una taza que dice “los odio a todos, en serio” y el slogan dice ”necesito esta taza, en serio”, esta foto tiene 78000 likes, 78000 personas sintiéndose identificadas por el odio, 78000 personas que quieren una taza que lo único que dice, es que odian a todos ¿Cuándo empezó a estar bien visto el odio? Porque más allá de la inmensa cantidad de likes, en los 1000 comentarios de la foto otra vez aparece, como si fuera una fotocopiadora, el grito de “yo también la quiero”, cada una de estas personas claramente no le puso like solo a esa foto en ese día, probablemente también puso me gusta en diferentes publicaciones, como de comida, música etc. etc. Pero ahí, cuando en sus celulares apareció esta tacita cargada de odio, se rieron y sintieron al bichito consumista diciéndoles que ella los representaba, que está bien que la quieran, porque una vez más, es un anhelo compartido, en este, el odio.

Es común, también, encontrar en la cartera de Instagram, frases, estas no vienen ni van a ningún lado, el único contexto que tienen son el nuestro, pueden ser usadas como indirectas o más bien directas para referirse a alguien y comunicar lo que dicha frase dice, por ejemplo: un fondo de estrellas con una frase en blanco que dice “me encantas te juro que me encantas”, esta foto tiene más de 2000 comentarios, la mayoría gente etiquetando a gente, a sus pareja seguramente, para comunicarles esto, ¿un gesto de amor? Ya no alcanza hoy en día con decirlo personalmente, ni decírselo a tu amigos, hoy también, es necesario, comunicarlo por Instagram, para que lo vean ni más ni menos, otras 1999 personas que uno nunca vio ni verá y de esta forma hacer que el amor, sea un poquito más real, hoy todo lo que está en Instagram se convirtió en más real que la realidad.

Entonces, esta red social, se vuelve un lugar donde nos auto adjudicamos la felicidad eterna, nos enorgullecen nuestros desaciertos y vulgarizamos la intimidad. La humildad, la búsqueda de mejorar y lo distintivo de la unión, hoy, parecen cosas de otra época.



Categorías:Culturas Transmedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: