SUSURROS: La herradura. Por Martín Avalos

    

Vamos a la gruta de la Virgen en Martín Fierro y la vista desde allí nos recrea y embalsama. En el firmamento de nuestro mirar, sólo árboles y sierra.

     Volvamos digo. Miren, esta pequeñez es la florcita del aromito; está floreciendo. Esto es mucha suerte; el poder verlo!

     Al bajar por el senderito de atrás nos damos con un montón de Marcelas secas. Qué acogedor es ese aroma a hogar! Les hago inhalar a mis hijos y llevamos para la casa unos racimos: esto nos traerá suerte.

     En la huella hallamos una herradura. Mirén! La llevamos.Hacemos unos pasos y Ramiro me alerta: Papá, se te cayeron las suertes!

-Las dejé, hijo; hay que saberla compartir en otros.

     Al llegar a casa enganchamos el herraje en el alambre, para que quien entre a nuestro hogar nos abrace con su gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .