NOVEDADES – Estreno 13 de Agosto Cine.Ar: UNA CHICA INVISIBLE, una película de Francisco Bendomir

UNA CHICA INVISIBLE – Una película de Francisco Bendomir 


  
 SINOPSIS:  Un hacker a sueldo instala cámaras ocultas en el departamento de una actriz que decide suicidarse al descubrir que la peor audición de su vida se viralizó en YouTube.

 

FICHA TÉCNICA
 TÍTULO ORIGINAL: Una chica invisible
DURACIÓN: 80 minutos
GÉNERO: Comedia
AÑO DE PRODUCCIÓN: 2019
PAÍS: Argentina
IDIOMA ORIGINAL: Español | Japonés
FORMATO: Digital | 4K | 2.39:1 | Color | Estéreo
COMPAÑÍA PRODUCTORA: Alto Toga SRL
GUION Y DIRECCIÓN: Francisco Bendomir
PRODUCCIÓN: Vanesa Weimer, Julia Tagger y Francisco Bendomir
DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Mariano de Rosa
DIRECCIÓN DE ARTE: Luis Montoya
VESTUARIO Y MAQUILLAJE: Deby Santiago
SONIDO: Fernando Ribero
MÚSICA ORIGINAL: Pablo Crespo
DISTRIBUCIÓN EN ARGENTINA: Julia Tagger y Alto Toga SRL

ELENCO:
 ANDREA: Andrea Carballo
DANIEL: Javier de Pietro
MAURO: Pablo Greco
JUANA: Lola Ahumada
ARCEL: María Rosa Fugazot
DIÓGENES: Leandro Martín López
JOSÉ: Claudio Torres
CACARIANA: Amancay Kazgudenian




 

BIO DEL DIRECTOR: Francisco Bendomir nació en Buenos Aires en 1989. Fanático de los musicales desde su más tierna infancia, memorizó las letras de las canciones de casi todas las películas musicales animadas lanzadas entre 1994 y 2001. Entre 2002 y 2008, sin nada mejor que hacer, vio absolutamente todas las películas que pasaron por el Blockbuster más cercano a su casa. Comenzó las carreras de Letras, Traducción y Diseño de Imagen y Sonido y, coherente con su fama de mal alumno, no terminó ninguna. Escribió, dirigió y produjo una serie web, dos cortometrajes y, reciéntemente, su primer largometraje «Una chica invisible» en el que descargó años de ira acumulada. Actualmente se encuentra varado en Suecia en donde trabaja en el guion de su próximo largometraje y escucha ABBA en loop.

NOTA DEL DIRECTOR: Tenía diez años cuando vi “The Truman Show” por primera y única vez. Era una tarde lluviosa de 1999 y hacía calor. Mamá estaba acostada sobre su cama de una plaza y yo estaba sentado en el borde. La película, subtitulada, se reproducía en un televisor de tubo de 14 pulgadas ubicado sobre una cajonera que parecía un ataúd. De la película no recuerdo más que un par de imágenes. Lo que nunca pude olvidar fue la sensación de terror que me había dejado la idea de que montones de cámaras podrían estar filmando, sin que yo lo supiera, cada segundo de mi vida. Y aunque muchas veces fantaseé con que el ojo del perro de peluche que me había regalado mi madrina era en realidad una cámara oculta, en el fondo, siempre supe que todas esas cosas pertenecían al mundo de la ciencia ficción. Recordando aquella época y reviviendo esa sensación, me di cuenta de que habíamos llegado a un presente potencialmente más aterrador. Cualquier psicópata con conocimientos de informática podría hacer de nuestra vida un reality show, y para colmo, aprovechando las cámaras de nuestros propios artefactos. Fue entonces que decidí ponerme en la piel de ese psicópata y escribir “Una chica invisible”. Y aunque la historia se desarrollase en la actualidad, mi mente se transportaba constantemente a 1999. En algún lugar de mi cabeza, creo haber viajado al pasado, rescatado a mi yo de diez años y escrito junto a él una película de espionaje, aunque esto, sin lugar a dudas, no es más que ciencia ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .