ANÁLISIS DE DISCOS: “Posible” (2020), de Enrique Bunbury. Por MAXIMILIANO CURCIO

Crédito fotografía: JOSE GIRL

DECÁLOGO DE UN ARTISTA TOTAL

Calificación: Excelente

La portada del disco “Posible” arroja una serie de sentidos factibles de ser interpretados. La imagen de Enrique Bunbury reflejada sobre un vidrio estallado nos arroja distintas perspectivas de un mismo rostro. Acaso dicha visión poliédrica es la que, conceptualmente, atraviesa el sentido de su más reciente disco. Allí está el cantante, ejerciendo su puro arte de vanguardia mientras busca la salida de su laberinto emocional: echa mano a la estética lyncheana como ineludible homenaje visual para los cortes comerciales elegidos y reformula aquella idea sobre las ‘estrategias oblicuas’ de Brian Eno que trae desde “Expectativas”. Entendemos “Posible” como una forma musical para optar por senderos divergentes y tangenciales, huyendo de los estereotipos comúnmente aceptados.

Grabado a medio camino entre el Sonic Ranch (Texas) y el Westlake (California) durante el segundo semestre de 2019, en su nuevo trabajo titulado “Posible”, el compositor aragonés reflexiona acerca de las intrincadas versiones y dobleces que pueblan a un inquieto y profundo hombre de acción. Este vital ejercicio musical -que conforma una trilogía conceptual junto a los anteriores “Palosanto” y “Expectativas”- encuentra a Bunbury meditando en la madurez y vivacidad de su arte, rumbo a renovadores desafíos que resuelvan sus acertijos creativos. Un auténtico disidente emocional, que apuesta tanto por el rock n’ roll como por la libertad irrenunciable, eligiendo vivir al margen de lo establecido tanto como más se pueda.

Mientras Bunbury reniega de su pasado (y cita a Nick Cave, una indudable influencia), engendra la enésima cara de su prolífico ‘yo musical’ y nos abre el abanico de infinitos prismas a través de los cuales vislumbra un mañana, abrazando principios morales y convicciones estéticas irrenunciables, en tiempos donde todo es tan fugaz. Como es habitual, podemos observar un cuidadísimo arte de tapa del álbum, cuya impronta se solventa en las fotografías -obra de Jose Girl-, en el diseño gráfico -del artista Álvaro Pérez Fajardo- y en una serie de videos promocionales que prefieren atmósferas oscuras que revistan relatos de profundo arraigo autorreferencial.

Dividido en dos lados idénticos que completan una decena de canciones nuevas -la primera parte del disco se espeja en su ‘cara-b’, a modo de nostálgico LP- ejecutadas junto a su banda habitual, Los Santos Inocentes, con quienes Enrique conforma un sólido núcleo de ‘siete magníficos’ dispuestos a cabalgar a velocidad sónica, desafiando las fronteras de la música contemporánea y en búsquedas nuevas formas de concebir el registro discográfico. Un músico en plena conexión con su presente artístico concibe este personalísimo trabajo, conformando un entramado de canciones abiertas a múltiples perspectivas. Con gran riqueza interpretativa, Bunbury es lo suficientemente hábil como para zambullirse en los senderos del rock puro interpelando la quietud de nuestros tiempos (“Hombre de Acción”), reformular el canon de la canción latina sabiendo ofrendar su corazón (“Mariachi Sin Cabeza”) o subirse a la ola tecno-pop deleitándolos con un bolero encantador (“Deseos de Usar y Tirar”).

Sin embargo, una atenta escucha nos devuelve claras certezas: no se trata de un disco tradicional de rock. Mucho más minimalista que su antecesor “Expectativas”, aquí priman los teclados por sobre las guitarras. El compositor sabe que la verdadera salida se encuentra en nuestro interior y nos anima a creer en nosotros mismos, aunque ofendamos, a menudo, a los acérrimos militantes de la moral. Así lo dicen los versos de la pegadiza y elaborada composición sonora de “Cualquiera en su Sano Juicio (se volvería loco por ti)”, destinada a irremediable hit de estadios. Jugando con las palabras y su infinidad de sentidos, extrayendo belleza de los objetos y sabiendo que su arte es vanguardia, la agudeza y complejidad de las composiciones musicales de Enrique Bunbury nos subyugan.

La esencia de un Bunbury despojado de todas etiquetas genéricas musicales no teme abundar en el uso de sintetizadores para tramar la épica y majestuosa arquitectura sonora de un álbum en donde el contenido precede a la forma. Una decena de bellísimas canciones portan el hondo significante de un hombre aferrado a sus principios éticos, eterno e inquieto nómade que peregrinará por universos paralelos, sabiéndose inconformista y responsable de lo que es, escribe y dice. Las consecuencias son inevitables: se escribe con el desorden de la urgencia, ese que jamás concilia modestos resultados cuando la entrega es total. Son los términos de su rendición, tal y como la concepción de su deber como artista nos ha acostumbrado a lo largo de una carrera solista brillante y en permanente búsqueda de la superación personal.

Su último disco de estudio abunda en versos rimados marca registrada y melodías que exploran texturas electrónicas, las cuales no resultan desconocidas para el habitual escucha de su obra, dispuesto a perderse en los laberínticos e inspirados recorridos sonoros de este incansable experimentador. “Posible” es una guía musical indispensable a través del mapa creativo de este perfeccionista arquitecto de sonidos, acaso también un manual de cómo tomar caminos impensados valiéndose de sus mejores aliadas: las palabras como verdad musical. Esas que aúllan si están huérfanas, golpean a nuestra conciencia acomodaticia o esperan despertar a un nuevo paradigma. Esas palabras que escogen, en Bunbury, un momento adecuado de indudable realidad testimonial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .