Ensayos Ópticos: Fachada Occidental de la iglesia de Santa María de Utrech (1662). Por CARLOS AVALLE

Óleo sobre tabla  65 x 51 cm.

Autor: Pieter Jansz Saenredam   (1597-1665)

A este gran pintor Holandés lo podríamos encasillar fácilmente dentro del rubro de temática arquitectónica. Podría ser. Aunque después de volver una y otra vez la mirada sobre esta obra me quedan ciertas dudas de esa afirmación.

Ciertamente fue un artista dedicado casi completamente a dibujar con exactitud matemática edificios ya existentes de una forma muy original. Sus dibujos y anotaciones los realizaba en el lugar para luego trasladarlos a la pintura, cosa que muchas veces lo hacía bastante tiempo después, otras nunca.

Su fama y su reputación como artista la logró realizando obras de interiores de iglesias. Pero en esta oportunidad vamos a observar una panorámica externa de este edificio.

A primera vista podemos ver tres espacios ocupados casi con las mismas dimensiones dentro de la obra: el cielo, la tierra y la edificación, interesante equilibrio de masas. En este caso vemos al maestro emplear una paleta alta casi sin grandes contrastes de valor. Aunque de pequeño tamaño, esta obra, debido al punto de vista que empleó Pieter y a la sencillez de los espacios arquitectónicos nos da una sensación de monumentalidad.

Observando sus detalles, vemos el abandono de esta iglesia. La vegetación surge por toda la superficie de la fachada. Las ventanas sin señales de luz en su interior, su puerta principal cerrada y solamente una pequeña ventana abierta en la parte superior con su interior a oscuras. ¿Vivirá alguien allí dentro?

Un cielo nuboso y el terreno árido dejando ver solamente unos árboles de fondo. En apariencia el artista no desea distraernos con ningún elemento ajeno al templo. Era usual en el pintor colocar algunas figuras dentro de sus obras, ya sea realizando cierto tipo de actividades u otros menesteres.

En el caso de la pintura que hoy nos convoca, hay tres personajes que por sus dimensiones nos otorgan la real magnitud de la obra representada. En esto no hubo ningún acto inocente de parte de este artista, todo lo contrario, sino una solución técnica impecable.

La curiosidad lleva a preguntarme: en esta sencilla reunión, ¿qué están hablando esos tres personajes medievales anónimos?……¿cómo llegaron hasta ese lugar?…¿podrá ser que éste pintor nos indicara la hora del día en que se realizó este encuentro? (observen las sombras de los individuos). Una exquisitez.

Muchos años después de esta pintura, algunos artistas pusieron su mirada sobre esta tela mezcla de simplicidad y arte casi abstracto. Bastaría con recordar algunas obras de Lyonel Feininger o de Pieter Mondrian para entender estas afirmaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .