Ensayos Ópticos: 'La mujer del sweater rojo', de Antonio Berni. Por CARLOS AVALLE

La mujer del sweater rojo   (108 x 92 cm.)

Óleo sobre arpillera en bastidor

Antonio Berni  (1905-1981)

Tiempo atrás había tomado como costumbre frecuentar los días domingo por la mañana el Museo Nacional de Bellas Artes. La visita tenía sus ventajas. Ese día y a primera hora de la mañana prácticamente el museo no tenía visitantes, por no decir que nadie recorría las salas. También, y no menos importante, era la tranquilidad con la cual se podía transitar por los distintos salones y disfrutar en silencio las más interesantes obras. Sean pinturas, esculturas, grabados, dibujos, etc. Un privilegio del cual me jactaba a solas.

Uno de esos días en los cuales llegaba al museo y me dejaba llevar observando obras, me encuentro caminando por un pasillo con pisos de madera, en un primer piso, que desembocaba directamente a una sala de exposición. Luego supe que ese espacio era un pabellón de exhibiciones temporarias.

Continúo.

En la entrada de esta sala había un cartel anunciando la muestra. Se trataba de la exhibición de pinturas de Antonio Berni. Un lujo. 

La mañana estaba perfecta. La luz natural era clarísima. La oportunidad de apreciar parte de la obra del maestro Rosarino era imperdible. Delante de mí las pinturas.

Una de ellas era la obra conocida como La mujer del sweater rojo. Si bien la conocía por medio de publicaciones en distintas revistas y enciclopedias, nunca había tenido la oportunidad de poder observar el original.

Esta obra fue presentada por primera vez al público en el Salón Nacional del año 1935. Podemos decir que esta pintura está ubicada dentro del llamado realismo. A primera vista pude observar la gran cantidad de texturas empleadas que se resaltaban al haberlas realizado sobre una superficie  rústica (tela de arpillera).

La figura de la mujer de medio cuerpo con su cabeza apoyada sobre la mano derecha ocupaba todo el lienzo, dándole un sentido monumental a la obra. Su mirada remitía a la nostalgia, a la expresividad de neto corte clásico. El fondo oscuro y la contraposición de luces y sombras resaltaba el color rojo del sweater. Quizás la falta de joyas haya sido un detalle del maestro para determinar su procedencia proletaria.

La gente comenzaba a llegar y el museo ya tenía rumores y pasos. No sé cuánto tiempo me quedé contemplando esa obra. El color rojo que me tuvo atrapado por un rato hizo que mis ojos se “intoxicaran” de ese pigmento. En el tiempo que duró mi regreso a casa, todas las miradas que deposité en los alrededores…¡tenían estrellitas rojas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .