LATINOAMÉRICA ARDE: La Puerta de los Dioses. Por CARLOS GIL

Existen todavía muchos misterios por descubrir en América latina. Uno de los mas apasionantes es la leyenda sobre “la puerta de los dioses”. Se refiere a una gran estructura en la zona montañosa de Hayu Marca, en el sur de Perú y cerca del lago Titicaca. Los indígenas de la región hablan de una milenaria leyenda que describe “un portal estelar” por el que un día volverán los dioses en sus “naves solares voladoras”.

Se trata de una construcción  de siete metros por siete metros, con una puerta pequeña en el centro a nivel del suelo, tallada sobre la roca con unas extrañas líneas diagonales. Dicen que cuando llegaron los invasores españoles, un chamán del templo del sol en Cusco, llamado Amaru Muru, huyó con un gran disco de oro llamado “la llave de los dioses de los siete rayos“,. Se ubicó frente a la puerta pequeña, mostró la llave y se abrió dejando ver una potente luz azul por la que el entró y desapareció.

La puerta de Hayumarca

Las profecías y leyendas son bellas porque incluyen una parte que podría ser verdad. Se supone que el portal comunica dos planos, el de los dioses y el de los humanos. Hace miles de años por allí habrían llegado los dioses, diosas y héroes que habitaron la tierra. Un día se fueron y ¿volveran?.

Cientos de científicos, arqueólogos, estudiantes y curiosos han experimentado frente a la puerta, y, hasta ahora, nunca se abrió. Tiene un círculo perfecto y pequeño, que todavía no saben como debe ser utilizado. Algunos lo asocian a los misteriosos engranajes de bronce hallados en territorio Inca y de los que hasta el día de hoy se ignora su uso. Se trata de seis discos dentados con un círculo central, como si debieran montarse sobre un eje, que tal vez podría coincidir con el círculo del portal. Se les da el nombre de “Achaman guañoc”, 

Cuando fui a Puno a conocer a los “Uros”, el pueblo que vive en islas flotantes hechas con juncos, al igual que sus maravillosos barcos, solo estuve a treinta y cinco kilómetros de la puerta de los dioses, pero en aquellos tiempos no sabía de su existencia.

Por supuesto, al hablar de los “dioses que volverán en sus naves solares voladoras” lo asocian a extraterrestres y a ovnis. Desde mi posición académica -y mi curiosidad natural como historiador e investigador- no me importa si son dioses o alienigenas, o solo fantasías. tendré que ir varias veces más a Perú. Los Incas y sus predecesores todavía tienen muchos secretos por contarnos. Y, obviamente, quiero conocerlos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .