CRÍTICAS DE CINE: 'Destrucción', de Karyn Kusama. Por MAXIMILIANO CURCIO

SINOPSIS: Erin Bell (Nicole Kidman) trabajó en su juventud como policía encubierta en una peligrosa banda del desierto de California. Su incursión en el mundo de la mafia tuvo consecuencias fatales para su mente de las que cree haberse recuperado. Sin embargo, cuando el líder de la banda vuelve a dar señales de vida, Bell sufre una odisea moral. La única solución para olvidar sus fantasmas pasa por retomar el contacto con viejos miembros del grupo, intentando comprender cuáles fueron los motivos que destruyeron su pasado. 

MI PASADO ME CONDENA

Puntaje: 7

“Destroyer” es un interesante ejercicio cinematográfico que funciona en varios niveles, pero, ante todo, resulta atractivo en referencia al desafío actoral que representa para su protagonista y eje omnipresente del relato: la grandiosa Nicole Kidman. Gracias a una impresionante transformación física (maquillaje y prótesis mediante) el sufrido personaje que la actriz australiana interpreta se dirime en dos espacios de tiempo que distan en décadas. Dos episodios de drástica naturaleza separan la distancia cronológica y también escinden la frágil naturaleza de un ser arrasado en su interior. Allí residirá la clave del relato la notoria valía de “Destroyer” como un exponente cinematográfico inusual.

Algo se rompió en Eril Bell, es una mujer herida. En este personaje femenino se encarna la valentía, el dolor y la imperfección moral de un ser que no cede en la búsqueda de su propia redención. El drama de una mujer policía, falible en su rol de madre, quien sortea la discriminación de género y se rodea de peligro transitando para nada agradables ambientes del hampa californiana, parecen converger en un cúmulo de lugares comunes difícil de sortear. Sin embargo, en manos de la directora Karyn Kusama – autora de Jennifer’s Body (2009) y La invitación (2015) – la propuesta adquiere un vuelo cinematográfico notable.

La mayor virtud de “Destroyer” reside en el interés que genera la trama, trabajando de forma alterna el registro temporal. En su ir y venir cronológico, resultará inevitable que pasado y presente se encuentren, desentrañando la clave del misterio (el que activa la investigación policial) y desatando los tensos hilos psicológicos que apresan a la inestable pero insistente mujer policía. Respaldada por una nominación a los Globos de Oro, el papel de la protagonista de “Las Horas” posee una dimensión dramática tal que nos demuestra el inagotable talento de su estrella. Esta diva del celuloide del nuevo siglo atraviesa un excelente momento profesional, solventado en la elección de desafiantes roles y proyectos independientes elogiosos. Desde “The Beguiled” a “Boy Erased” y de allí a “El Sacrificio de un Ciervo Sagrado” y “Camino a Casa”.

La inteligente narración construida, moviéndose entre incesantes flashbacks y flashforwards, pergeñan un recorrido argumental que desafía el intelecto del atento espectador. Visualmente sofisticada, nos encontramos frente a un especímen cinematográfico potente y de inusual belleza. La autora prefiere hacer foco en el trauma y las motivaciones -éticas y emotivas- de su sufrida fémina en proceso de autodestrucción, sabedora que deposita en esta luminaria hollywoodense la suerte entera de este film de profundo cáliz existencialista. Por momentos, una atormentada Erin Bell parece alimentarse del propio peligro en el que se balancea su afligida rutina.

Retratando a un personaje de múltiples matices dramáticos, Kidman aborda el enésimo riesgo interpretativo de su carrera, mostrándose audaz y lejos de todo encasillamiento, a sus 50 años de edad. Esta valiente mujer de ley, intrépida y de armas tomar, se inmiscuirá en ambientes sórdidos, espejándose en la lobreguez del asunto que parece retenerla en tiempo y espacio, ajena a una vida que no le pertenece y presa de sus pecados pasados. Nicole es una estrella que se ensucia, literalmente, jamás calculando la profundidad del lodo asfixiante en donde se adentra. Sin retorno afectivo, su lento y adivinado fade out ofrece como un sacrificio la salud dinamitada. Las pruebas remiten el lento proceso de derrumbe, con nada por delante que perder.

Nicole brilla en el firmamento. Celebramos su osadía, pidamos un rock para la mujer perdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .