COBERTURAS ESPECIALES: INAUGURA “LA NAVE DEL LOCO” EN LA SALA DE COLECTIVO PERIFERIA.

El próximo sábado 22 de junio, inaugura la muestra “La Nave del Loco” del artista Fernando Salimbene. La muestra, que cuenta con curaduría de Miguel Ronsino, podrá verse en la sala de exposiciones de Colectivo Periferia, calle Villafañe 101 (La Boca).

Colectivo Periferia es un proyecto que surge a partir de la problemática que enfrenta la práctica artística en muchas de las ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires, donde los artistas se enfrentan a un tipo de aislamiento que atenta contra la expresión libre en sus comunidades. Las características principales de esta problemática son la falta de enlace entre los diferentes agentes culturales (del lugar y de la zona) además de la ausencia de un mercado de trabajo y la escasa oferta de herramientas estatales y privadas que promuevan el desarrollo artístico dando visibilidad y circulación a las obras. Colectivo Periferia piensa a los artistas como productores de capital simbólico. Dicho capital simbólico ofrecido y entendido como bien cultural vuelve más rica y libre a una sociedad.

Fernando Salimbene vive y trabaja en la ciudad de Buenos Aires. En 2017, luego de estudios inconclusos de Bellas Artes, comienza su formación en el taller de Miguel Ronsino. Ese mismo año, realiza su primera exposición individual en El Oceanario Club Cultural: “Tirando Del Hilo (Finito)”. En el año 2018, realiza una instalación efímera para CAE (Colectivo Artístico Específicx). Ha participado de muestras colectivas en las ciudades de Buenos Aires, Lincoln, Chivilcoy y Junín. Es miembro de Colectivo Periferia desde 2017.

Acerca de la muestra, Miguel Ronsino escribe en su texto, “La Nave del Loco. A la obra de Fernando Salimbene”:

La nave del loco flota sobre la basura que revienta los contenedores en las esquinas de los barrios, navega los putrefactos ríos subterráneos entubados, se desliza pesadamente sobre las atestadas calles de las megalópolis del mundo, hundiendo el aire y ahuecando el espejomundo de los mortales hasta convertirlo en un pasaje, en un agujero en la media. Un agujero pasaje, también como una nave, como una burla o como un mensaje sin dientes bastante idiota. A esta altura, cualquier intento de rescate se ahoga en su propia flema. El loco está loco, como está el mundo que gira solo y pide a gritos otro mundo o munda o munde que venga a salvarlo de su propia locura o a enfermar con él. ¡Sí!, juntitos, con una o dos lunas. ¡Un poco de amor!, pedimos a gritos, pero solo un poco. ¡No queremos volvernos locos!

La nave ya pasó el agujero en la media y ya casi el mundomundamunde está del otro lado. ¡Qué momento! ¿Sabremos finalmente cómo se siente vivir dentro de un agujero? Habitaremos uno dentro de muy poco, cuando la nave del loco atraviese, con el mundo que arrastra, la boca del agujero en la media. Un mundo a la rastra, tirado por un loco que dio vuelta el espacio como una media y se escapó por el agujero que encontró en el talón, parece algo bastante loco. Sin embargo, no lo es. ¿Cuántas cosas nos escribimos y nos pensamos sobre esto? ¡Puffff! ¡Muchísimas! Así que no me vengan con que esto es un delirio. Hay cuentos de diluvios con arcas y animales, hay cuentos de viajes por el espacio con sus cuentos adentro o fantásticos viajes a través de agujeros hacia otros mundos, muy bien contados. Pero esas historias hoy se agarran la cabeza que les cuelga (por cortada) debajo del brazo derecho mientras beben por el cuello abierto de un sablazo las pócimasnoticias de los doctores de la razón a la hora señalada, que es la hora de la lapidación colectiva del pocoamorquenosqueda y también la hora en la que los cuentos peditrompetean como locos para despertar a los indignos a que corran incendiados a incendiar a los que quedan.

Mientras tanto, la nave va, colgada de estrellas apagadas, arrastrando la piedra de la locura, que es este puto mundo de piedra en el que está totalmente prohibido fumar en lugares cerrados como este mundo o como el mismísimo culo del muñeco que maneja sin frenos la palabra fundamental.

La invitación para todas las comunidades es para el sábado 22 de junio a partir de las 15 hs. en Villafañe 101 (esq. Caboto), La Boca, con la muestra “La Nave del Loco” de Fernando Salimbene. La exposición podrá visitarse hasta el 16 de junio los días jueves, viernes, sábados y domingos de 15 a 19hs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s