COLUMNA LITERARIA: “El cazador de piratas, la travesía de Elena”. Por JESICA SABRINA CANTO

Poder odiar sin culpa

El cazador de piratas, la travesía de Elena es una novela que surgió en mi mente luego de un hecho particular. Era el verano de 2016 cuando entraron a robar en la casa de una de mis mejores amigas. Por suerte no hubo que lamentar muertes, pero sí hubo consecuencias dolorosas (que no comentaré por pertenecer a la intimidad de otras personas). Conozco a la familia desde los siete años, y su dolor fue mi dolor. Estuve ahí, procuré estar ahí, impotente, pero al menos como receptor de la catarsis de frustración e impotencia de los implicados. Fui varias tardes en los días siguientes a visitar a mi amiga, para prestar el oído para el desahogo y el cuerpo para los abrazos.

Un día mi amiga dijo algo que me quedó en la cabeza. “Ojalá que exista el destino y que se los devuelva (a los ladrones). No les deseo la muerte porque eso está mal, no hay que desearle la muerte a nadie.” No recuerdo exactamente sus palabras, pero si no fueron esas fueron similares. Cuando me fui de la casa, mientras caminaba por la calle para tomar el colectivo, y al día siguiente, y al siguiente, pensaba en esa idea. En el hecho de que por la educación recibida uno no pueda desahogarse deseándoles la muerte a las personas que nos lastimaron gravemente.

Descubrí que yo, en mi cercanía con esta familia, también estaba herida y que tenía necesidad de descargar la bronca. En ese momento fue cuando empezó a tomar forma esta historia dentro de mí. Era un recurso para desahogarme, idear un personaje al que poder odiar y desearle la muerte sin reparos. Así surgieron los piratas, como villanos, y El cazador, como el barco y los marineros que dedican su vida a exterminar a los piratas. Para poder odiarlos y aceptar que merecían la muerte sin juicio previo o distinción de rango, les fui adosando las peores cosas de las que ha sido capaz el hombre contra el hombre: asesinatos, violencia por placer, secuestros, apropiación de niños, violaciones, trata de mujeres, esclavitud y destrucción de culturas aborígenes. A lo largo de la novela somos espectadores de todas estas atrocidades, que se nos cuentan por medio de las historias de los marineros y otros personajes.

La historia transcurre en el siglo XVI y tiene a Elena como protagonista. Ella es una mujer de veintitrés años (en la mediana edad ya que en esa época la esperanza de vida era de cincuenta años) que vivió los últimos dos como esclava sexual en un barco pirata. En el primer capítulo es rescatada por El cazador y luego seguiremos el derrotero de su vida que nos permitirá conocer más a fondo el universo de este barco y sus marineros y por qué se dedican a perseguir y matar piratas.

En la novela aparecen intercalados fragmentos de perspectivas de otros personajes
(además de la de Elena) que nos ayudan a comprender desde diferentes ángulos. Los
recuerdos son un elemento muy presente y de mucha importancia, ya que, desde mi
perspectiva, ahí está la historia. Nunca fue pensada como una trama de aventuras o acción, sino como un ahondar en los personajes desde el punto de vista emocional, aunque finalmente incluye los dos elementos.

Datos del libro: El cazador de piratas, la travesía de Elena, de Jesica Sabrina Canto
(2019, Enigma Editores, género: novela histórica de aventuras, págs. 290).
Booktrailer y primer capítulo gratis en la web www.jesicasabrinacanto.wixsite.com/sitio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s