Una ventana al Psicoanálisis: “Dos cuentos y una pasión: el odio”. Por VIVIANA IBRAHIM

“La fiesta ajena” de Liliana Heker, es un relato en el que la autora pone en evidencia uno de temas que acompañan a la humanidad desde sus inicios. La segregación. Podría decir que desde las primeras líneas se traza una diferencia de clases sociales, una distancia a nivel imaginario entre sus personajes, circunstancia que se mantiene a lo largo de todo el texto y culmina en un final donde un solo gesto da cuenta de un odio pasional inherente al ser humano.

La rivalidad imaginaria con el semejante, aparece plasmada en el interrogante de una madre a su hija: “¿Sabés que sos vos para todos ellos?” Y la respuesta, que no se hace esperar, resulta punzante y sin velo: “Sos la hija de la sirvienta nada más.” Las idas y vueltas de ésta rivalidad, muestran los esfuerzos que la pequeña hará para hacerse un lugar allí donde no cabría, allí donde lo diferente no hace más que acentuarse y en ciertos tramos, se ve enfrentando una agresividad sin reparos por parte de otros niños así como también, velada cuando emana de los adultos.

Para Freud la maldad es inherente a lo humano. Si bien la hostilidad puede inhibirse, tenderá a su satisfacción cuando se halle frente a una situación oportuna. Lejos de ser una criatura tierna que sólo osaría defenderse si se le atacara, el hombre es un ser en cuyas disposiciones pulsionales, -dice Freud en ‘El malestar en la Cultura’- también debe incluirse una buena porción de agresividad. El prójimo resulta de éste modo un motivo para satisfacer en él su agresividad, para explotar su capacidad de trabajo sin retribuirla, para aprovecharlo sexualmente sin su consentimiento, para apoderarse de sus bienes, para humillarlo, para ocasionarle sufrimientos, martirizarlo y matarlo. Por tomar otro ejemplo de la literatura, Abelardo castillo, en “Patrón” da comienzo a uno de sus Cuentos crueles de la siguiente manera: “La vieja Tomasina, la partera se lo dijo, tas preñada, le dijo, y ella sintió un miedo oscuro y pegajoso: llevar una criatura adentro como un bicho enrollado, un hijo, que a lo mejor un día iba a tener los mismos ojos duros, la misma piel áspera del viejo”.

La existencia de tales tendencias agresivas perturba nuestra relación con los semejantes. Al hombre no le resulta fácil renunciar a la satisfacción de estas tendencias. Así, pertenecer a un núcleo cultural reducido puede tener la ventaja de descargar la hostilidad contra los seres que han quedado fuera de ella. Siempre se  podrá vincular amorosamente entre sí a mayor número de hombres, con la condición de que sobren otros en quienes descargar los golpes. Escribe Freud, en 1930. Las comunidades vecinas son las que más se combaten y desdeñan entre si, españoles y portugueses, alemanes del norte y del sur, etc. Lo que funda el racismo es la proximidad del otro.

La lista es sin duda larga y tan actual como lo fue desde el principio de la humanidad. Lacan, por su parte ubica al odio como una de las pasiones del ser, que junto al amor y la ignorancia son constitutivas, es decir estructurales y tienen que ver fundamentalmente con la relación al Otro.

En los cuentos citados, no se trata sólo de agresividad imaginaria que se dirige al semejante, como podría leerse en primer instancia. En ambos, el racismo delimita sus fronteras y lo que allí se despliega es el odio.  El relato de A. Castillo, es especialmente ilustrativo; a él, le cedo el cierre del presente artículo:

“Pero andá sabiendo que acá se hace lo que yo digo, que por algo me he ganado el derecho a disponer- y señalaba el campo […] No la consultó. La tomó del mismo modo que se corta una fruta del árbol crecido en el patio. Estaba ahí, dentro de los límites de sus tierras, a este lado de los postes y el alambrado de púas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s