COLUMNA LITERARIA: “Canción de periferia”, de Marcelo Manuel Oviedo. Por JESICA SABRINA CANTO.

Imágenes suburbanas

Las calles y edificios de nuestra infancia nos quedan grabados en la memoria para siempre. Las vivencias, las personas, los detalles de las primeras décadas que uno vive se guardan en un cálido rincón e insisten en aflorar. A estos elementos es común hallarlos en la obra de escritores, ya sean cuentistas, novelistas o poetas. El libro Canción de periferia, de Marcelo Manuel Oviedo, fue construido en base al deseo de revivir en versos esos paisajes lejanos en el tiempo. El autor siempre tuvo la idea de escribir sobre un eje temático, en este caso todo lo concerniente al suburbio, ya que creció en la zona sur del conurbano, “donde las historias se repetían casi siempre pero con distintos personajes”, dice.

Rodeado de un paisaje inmutable, calles acompañadas por veredas desparejas, casas bajas, fábricas que en su momento despedían un humo gris y la cercanía de los trenes atravesando el silencio, conformaron para él un paisaje urbano que cada día le ofrecía una belleza distinta. A ese eje se le fueron sumando, con el tiempo, los demás temas y sensaciones que se plasman en el libro. Hay poemas que están firmados con fecha 1990 y 1992, los cuales fueron escritos en esa fecha “como una carta, acaso como un mensaje para leerlo después de mucho tiempo”, dice el autor.

El que lleva la fecha de 1990, está dedicado a su hijo que muchas veces lo esperó en vano para poder jugar con él y al final el cansancio lo vencía. En esos versos le pide perdón por no comprender su espera ni su inocencia. Y el otro corresponde a las vísperas de la Navidad, con la tibieza del recuerdo de un momento lleno de luces. En los primeros poemas da la sensación de que los cortes de verso hacen que cada línea modifique la anterior. Esto * resulta así debido a que, este autor acostumbra, al trabajar con el endecasílabo, resumir una idea en cada verso. Trata de ampliar el tema en el desarrollo del poema, pero utilizando el mismo esquema. Por lo cual cada verso contiene una idea redondeada y eso da la sensación de que cada línea modifique a la anterior. “Es mi forma de escribir”, dice el autor.

Se vislumbra en este libro la construcción de un narrador reflexivo de la vida en un estado de letargo y calma. “Todo de alguna manera u otra es una reflexión que se vuelca en el papel”, dice el autor. Todas las imágenes que fue guardando en la memoria referentes a su origen, fueron las que le permitieron en cierta medida llegar al objetivo de una canción de periferia.

Respecto el uso de puntuación, el autor omite el uso de las comas y las pausas se dan solo por el corte de verso, esto está relacionado con la estética que el autor quiere plasmar. Sosteniendo que el uso de la puntuación en poesía es fundamental. “La poesía que hoy se escribe debe llevar una puntuación (consciente), más si se tiene en cuenta que el verso libre no depende de un metro determinado”, piensa. Agradezco a Marcelo Manuel Oviedo por responder mis preguntas. Datos del libro: Canción de periferia, de Marcelo Manuel Oviedo (2016, Ed. Enigma Editores, Barcelona, Género: poemario, Págs. 81).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s