“Villa Ortiz Basualdo” / Museo Municipal de Arte Juan Carlos Castagnino. (Tercera Parte)

Resultado de imagen para VILLA ORTIZ BASUALDO MAR DEL PLATA

COBERTURA ESPECIAL DESDE MAR DEL PLATA. Museos y Centros Culturales (Capítulo V). Por MAXIMILIANO CURCIO

AQUELLOS MÁGICOS AÑOS DEL 1900

En 1910 se celebró con toda pompa el Centernario de la Revolución de Mayo, con la presencia de representantes de numerosos países. Se realizaron ceremonias civiles, militaries y religiosa y en la exposición internacional se mostraron los adelantos técnicos alcanzados por la producción local. En los albores del siglo XX, Argentina se proyectaba como un gran país y vivía los años de la ‘Belle Epoque’.

El concepto de modernidad llegó a Argentina a fines del siglo XIX, en el marco de un período de prosperidad e inserción internacional. Las cricunstancias sociales que favorecieron este proceso impusieron unc riterio de europeización con la transición de las costumbres del Viejo Mundo a nuestro país. El contacto de las altas clases sociales con Europa a través de sus viajes aportó nuevos usos que se reflejaron en nuestro modo de vida.S e adoptaron novedades que el progreso traía y las tendencias de las vanguardias artísticas, cuya moda se difundía en revistas y publicidades.

Por entonces, la élite porteña llegó a Mar del Plata para convertirla en su lugar de descanso veraniego, haciendo edificar residencias similares a aquellas que frecuentaban en Europa.

El perfil urbano del pueblo, surgido en 1874 a partir de la actividad del Saladero se vería transformando en una villa veraniega, denominada “la Biarritz argentina”. En 1907, Mar del Plata comenzó a albergar a sus primeros varenantes.

La vida social era intensa y la residencia de estas familias fueron pensadas para alojar numerosos invitados Construidas por arquitectos europeos, que respondieron al gusto imperante, esta corriente se embarcó dentro del pintoresquismo. Los interiroes se decoraron con objetos y mobiliario traídos del exterior, motivo de lucimiento y prestigio.

La Villa Ortiz Basualdo es un claro ejemplo de esta época. Su privilegiada ubicación en lo alto de la loma Stella Maris le otorga un gran valor paisajístico al que se suma la deocración de sus interiores art-nouveuv con influencia belga, de reconocimiento mundial.

El estilo del 1900, generado a partir de las vanguardias europeas y difundido por el buen gusto de las clases saltas, se aprecia de forma evidente en esta exquisita mansión. Mar del Plata fue el marco propicio para este modo de vida de los primeros veraneantes, entre los que se cuenta a Dardo Rocha, fundador de la ciudad de La Plata. Enamorado de la ciudad balnearia desde su primer viaje en diligencia en el año 1909, construyó (con ayuda de Pedro Benoit) en la esquina de Lamadrid al 2800 un lujoso castillo de estilo francés inspirado en su diseño a un histórico recinto que hospedó al diplomático y a su esposa en uno de sus tantos viajes del otro lado del Atlántico.

Obras exhibidas en la muestra permanente (Colección Castagnino):

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20190301_195258.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20190301_195810.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20190301_195026.jpg

CÓMO ES LA CASA POR DENTRO

Recorriendo la casa, podemos observar el mobiliario del dormitorio principal, realizado con una combinación de maderas exóticas, como caoba y okume. Estos materiales se traían desde el Congo (colonia belga) y se incorporaron a las artes aplicadas a partir de la exposición del ‘Terverueren’ (1897). El empleo de estas maderas, de gran riqueza, permitía a la familia Ortiz Basualdo disponer de un mobiliario de lujo.

Continuando nuestro recorrido, pueden observarse herrajes de bronce, con detalles esmaltados y en tela pintadas, motivo utilizado en los diseños de la Villa L’Aube.

El arco de la chimenea y el techo convierten a la madera en exclusiva protagonista de estas terminaciones, en donde la sobriedad en la forma otorga calidad al material utilizado.

Serrurier solía encargar obras para incorporar a sus ensembles. En este sentido, las artes plásticas se integrabana al decoración con creaciones que reflejaban el estilo de vida de cada familia. En el caso de los Ortiz Basualdo, la tapicería utilziada recupera uno de los colores favoritos del art-nouveau (el verde), que se repetirá en los vitrales.

Muestras temporarias:

MARCA DE DAMAS – Obras de destacadas artistas mujeres de la colección del museo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s