ENTREVISTAS: Lic. María Fernanda Giralt Font, directora del Departamento de “INECO Bienestar”. Por MAXIMILIANO CURCIO

LA IMPORTANCIA DE LA CREATIVIDAD.

Por Maximiliano Curcio

En el libro USAR EL CEREBRO (Facundo Manes/Mateo Niro, 2014), en el apartado acerca de “El valor de la creatividad”, el Dr. Manes cita una conferencia dictada por Jorge Luis Borges, en 1983, en dónde el autor hace mención a la importancia de la memoria, las emociones y el futuro. Si desmitificar el ‘crear’ es acercar ‘el acto mismo’ a la realidad cotidiana, este hecho nos define fuera de los moldes que el sistema tradicional entiende.

Si bien la carga genética predispone el talento creativo, es sabido que el factor cultural juega un rol preponderante, como lo han enunciado numerosas corrientes del pensamiento divergente, tan en boga desde teóricos como Gianni Rodari o Edward De Bono. Esta corriente valora la intención de alterar el paradigma en la búsqueda de la singularidad creativa basada en vivencias personales.

¿Qué posturas toma la neurociencia acerca de las estructuras de educación y percepción mencionadas? ¿Qué opinión le merece la potencialidad del recurso transformador del arte bajo el marco social actual? Conversamos con la LicGiralt Font, directora del Departamento de “INECO Bienestar”.

La fundación INECO es presidida por el Dr. Facundo Manes. Creada en nuestro país en 2008 con un espíritu de liderazgo para el desarrollo de las neurociencias a nivel mundial, la Fundación INECO apoya programas de investigación destinados a comprender las bases neurobiológicas de los más complejos procesos cerebrales y promueve proyectos académicos destinados a perfeccionar la prevención, la detección y el tratamiento de desórdenes neurológicos y psiquiátricos.

Para ello, la Fundación INECO desarrolla su labor sobre la base de cuatro pilares fundamentales que guían a cada uno de sus miembros: el trabajo interdisciplinario; la relevancia de los proyectos de investigación para la sociedad; el impacto internacional de sus investigaciones; y la generación de conciencia sobre tópicos de neurociencias en la comunidad.

A través de esta filosofía de trabajo, la Fundación INECO traslada sus novedosos hallazgos a la formación científica de profesionales, a la concientización y educación a la comunidad, y al bienestar de los pacientes con problemas neurológicos y psiquiátricos y de sus familiares. La fundación INECO impulsa el desarrollo de la investigación científica en Argentina como una de las claves para pensar el futuro de un país cada vez más grande y el presente de una sociedad cada vez mejor.

¿De qué manera las neurociencias estudian las bases biológicas del fenómeno creativo?

Dado que la creatividad se origina en el cerebro, las neurociencias intentan estudiar las bases biológicas de este fenómeno. Para comprender el fenómeno creativo se lo puede desglosar en cuatro mecanismos principales descriptos por Wallas. Graham Wallas fue uno de los co-fundadores de London School of Economics que en 1926 escribió: “The Art of Thought”.

1-La preparación que tiene que ver con todo el tiempo dedicado a pensar sobre un problema en particular, es el momento en que se investiga un problema en todas sus direcciones, 2-la incubación que se refiere a esos momentos de mayor relajación en los que no se realiza ningún esfuerzo de pensamiento en particular y sin embargo surgen ideas nuevas, esos momentos en los que si bien estamos relajados, el cerebro continúa funcionando y afianzando información adquirida previamente, 3- La iluminación, es el momento del “insight”  en el que todos los elementos que se fueron reuniendo durante la preparación, tienen la capacidad de iluminar una nueva configuración.

A nivel cerebral cuando se realiza el estado creativo, el cerebro estaría en un estado oscilatorio en el que se generan fluctuaciones rítmicas de un grupo neuronal o de una región de la corteza cerebral y también se genera un patrón de descarga rítmico de una neurona o un grupo neuronal. 4-La verificación de esa idea novedosa que consiste en el esfuerzo consecuente e intencionado para probar la validez de la idea y darle forma.

Se ha comprobado que durante la fase de sueño existe actividad cerebral. ¿De qué manera investigan las neurociencias la creatividad durante estos períodos y cómo pueden manifestarse?

El sueño es un estado que facilita la creatividad. Durante el sueño hay actividades cerebrales que son similares a las que existen en períodos de creatividad.

Un estudio ([Proc Natl Acad Sci USA 2009; doi:10.1073/pnas.0900271106]Cai DJ, Mednick SA, Harrison EM, Kanady JC y Mednick SC) sugiere que la fase REM del sueño aumenta los procesos creativos más que cualquier otro estado del sueño. Este trabajo se basa en los efectos positivos de la siesta y se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences USA. En él se muestra como el sueño, y en particular el sueño REM, ayuda a formar nuevas redes asociativas en el cerebro y útiles conexiones entre ideas sin relación, la clave para la creatividad. 


Los investigadores utilizaron una tarea de creatividad llamada Remote Associates Test (RAT), donde a los participantes en el estudio se les mostró grupos de tres palabras y debían encontrar una cuarta palabra que las relacionase a todas. Los participantes hicieron la prueba por la mañana y luego otra vez por la tarde después de una siesta con sueño REM, una siesta sin sueño REM o después de haber descansado algún tiempo. 

Los resultados mostraron que el grupo con siesta REM mejoraba su rendimiento en la prueba en un 40% por la tarde en comparación con los resultados obtenidos por la mañana, mientras que los otros dos grupos no mejoraron sus puntuaciones obtenidas por la mañana.

Si entendemos el arte como una actividad intrínsecamente humana, ¿de qué forma podemos asociar la labor artística a la evolución del cerebro?  

Se ha descubierto arte complejo en cuevas paleolíticas, aún antes de la aparición de la civilización, a lo largo de la historia del ser humano, el arte en todas sus expresiones es considerado una vivencia humana esencial que ha permitido comunicar trascendentemente  las diversas culturas.

Durante el proceso creativo se activa una red de neuronas y circuitos muy compleja de nuestro cerebro, requiriendo de las funciones cognitivas superiores durante la gestación de la idea creativa (atención, memoria, organización y planificación, toma de decisiones, entre otras) para la búsqueda de aquella forma novedosa y original de expresar o contar un tema elegido.  Desde ésta perspectiva se podría asociar la actividad artística como facilitadora y promotora de la evolución del cerebro humano, contribuyendo al contacto con nuevos estímulos complejos de ser procesados para nuestro cerebro, posibilitando en el entrenamiento y la repetición, el aprendizaje y desarrollo de nuevas habilidades según las características propias de cada material artístico. Estas experiencias entonces poseen el potencial de modificar nuestro cerebro, el cual posee la particularidad de generar nuevas conexiones, reorganizarse funcionalmente, consolidando nuevas memorias y aprendizajes para ayudarnos en la resolución de problemas y desafíos, y en la consecuente adaptación flexible a los mismos.

Gracias a distintos estudios de investigación hoy tenemos evidencia significativa de los beneficios del arte en el cerebro tanto a nivel estructural, o sea modulando ciertas estructuras anatómicas, y a nivel funcional contribuyendo por ejemplo al desarrollo de las funciones cognitivas superiores y a las emociones.

Como ya sabemos, la maduración del cerebro en la infancia es crucial, comenzando por el desarrollo de funciones fundamentales como las relacionadas al área del movimiento y de los sentidos,  y siguiendo luego el procesamiento del lenguaje, entre otras áreas. En última instancia funciones como el control de impulso, organización y planificación, toma de decisiones, de las cuales el lóbulo frontal es el responsable, seguirán madurando por muchos años más.

Por ejemplo en el área musical, según el Dr. Daniel Levitin, músico y neurocientífico, profesor de la Universidad de McGill en Montreal, una de las actividades musicales que se consideraría como facilitadora del desarrollo de la flexibilidad cognitiva y de la planificación y ejecución, es la improvisación y composición, ya que se estaría poniendo en juego el decidir sobre diferentes alternativas y posibles combinaciones de sonidos organizándolos y anticipándolos en el tiempo. 

Cuando realizamos actividades artísticas, se activan muchas áreas del cerebro en forma compleja y generalizada, impactando favorablemente tanto en el nivel atencional, motivacional, memoria de trabajo, organización y planificación, aspectos tan importantes que intervienen en los procesos de aprendizaje.

Las actividades artísticas son parte significativa del propio desarrollo del ser humano desde que nacemos y a lo largo de nuestras vidas y constituyen una recompensa cerebral natural. Cualquiera de las manifestaciones artísticas que realicemos lleva asociada un componente emocional que nos motiva y nos permite estimular y fortalecer nuestras funciones cerebrales superiores de manera placentera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s