CRÓNICAS DE UN MELÓMANO: El ‘Álbum Blanco’ de The Beatles. Por CARLOS AVALLE.

No descubro nada si digo que en la historia de la música grabada siempre se ha rumoreado que algunas canciones llevan en su contenido mensajes subliminales o demoníacos. Muchas fueron las bandas y artistas que cayeron y caen en ese tipo de presunciones. Ahora bien; llevando al almanaque hacia finales del año 1968 puedo decir que de este tipo de historias fantásticas e incomprobables yo no tenía la mas mínima idea.

Si puedo decir que volvía de comprar el Album Blanco de The Beatles a un marinero en un barco amarrado en el puerto de Buenos Aires (creo que a principios de 1969)y que lo único que me interesaba en ese momento era poder abrirlo y escucharlo en la casa de un amigo que tenía una tremenda capacidad para armar equipos de audio (sonaban de puta madre). Está bueno aclarar que los equipos de esa época eran analógicos y estereofónicos, luego vendría la época digital.

Como ya le había avisado de mi compra y de que iría directamente a su casa a escucharlo, al llegar me encontré, en el patio, con todo preparado para el acontecimiento. Una consola de sonido que era toda una maravilla para la época. Un par de bafles que parecían las columnas de un edificio romano. Una bandeja pasadiscos con púa nueva, comprada especialmente para esa oportunidad, y dos banquetas que hicieron las veces de butacas para volar al espacio sideral.

Antes de escuchar el nuevo disco dimos paso a la habitual previa ceremonia de abrir el envase y chequear el contenido. Hablo de frotar el borde del celofán que cubría el disco sobre el jean a la altura del muslo de la pierna izquierda (ese era el ritual). Luego observamos la gráfica, las fotos, leímos los títulos y los textos, pasamos los dedos sobre el relieve de la tapa y finalmente disfrutábamos el perfume tan especial que tenían los vinilos importados al abrirlos.

Se prendieron las luces de los equipos, comenzó a girar el plato, y ahí estaba ese sonido de avión aterrizando que nos marcaría eternamente.

No voy en esta oportunidad a detenerme en el comentario de todos los temas del disco. Solo voy a volver al comienzo de esta historia, cuando abrí mencionando los mensajes ocultos de algunas canciones.

Retomo. Entonces ya estábamos sentados en nuestras banquetas-butacas eyectados mas o menos a la altura del planeta Mongo (Flash Gordon). Había pasado el primer disco y llegó el silencio entre el tema 4 y 5. Hablo del tema Revolution number nine, que dura 8:16 minutos.

A mi amigo y a mi nos separó la vida. Supongo que cada vez que recordamos esta historia seguimos preguntándonos cuál era ese mensaje oculto que John Lennon nos codificaba.

Ojalá nunca se devele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s