ENTREVISTAS – MARÍA EUGENIA SUEIRO: “El trabajo de un autor es darle rienda suelta a esa mirada única sobre el mundo y las personas”

por MAXIMILIANO CURCIO

 

Acerca de la directora

Maria Eugenia Sueiro nació en Buenos Aires, el 6 de marzo de 1974-. 

Hace más de 20 años que trabaja como directora de arte en películas como: 

Diarios de Motocicletas (Salles), El abrazo partido (Burman), Un años sin amor (Berneri), La mujer sin cabeza (Martel), Rompecabezas (Smirnoff), El Ciudadano Ilustre (Cohn-Duprat), entre otras. 

En el año 2012 se estrenó su ópera prima Nosotras sin Mamá. Este año estrena su segundo largometraje, El Tío.

 

  • Has trabajado junto a grandes de la cinematografía argentina y latina como Walter Salles, Lucrecia Martel, Anahí Berneri y Daniel Burman, en labores de escenografía . ¿Cómo sentís que te han nutrido esas experiencias ahora que has podido concretar tus primeros largometrajes?

Básicamente, lo que aprendí de ellos es, qué cada uno tiene una posición de mirada, el lugar desde dónde mira uno el mundo. Es decir, al trabajar con un director, para construir juntos su mundo estético, necesariamente te acomodás, intentás acercar a su mirada, su punto de vista, qué es como un hilo invisible que guía esa película, y en general, guía su filmografía. Es una concepción del mundo, algo interno e innato que cada uno trae y que hay que hacer cuerpo, el cine es acción. Creo que el trabajo de un autor es tratar de darle rienda suelta a esa mirada, ese posicionamiento único con respecto al mundo y a las personas.

  • En tu anterior película, “Nosotras sin mamá” abordás una historia que relata el vínculo de tres hermanas en pleno duelo materno. ¿De qué manera te interesó contar esa relación de amor-odio?

Creo que toda relación está equilibrada por el eje amor/odio. Sucede que en algunos casos está más latente por el vínculo. Al ser hermanas las protagonistas, podía trabajar con cierta impunidad sobre ese eje amor odio, que casi parece como un dispositivo que se activa o apaga, me gusta ese capricho de situación, ese ritmo, que es tan propio del vínculo de hermanos, para mi.

  • Acerca del mensaje que buscas dejar en el espectador, ¿Por qué elegiste canalizarla a través del absurdo?

Sé que elegí una historia trillada y simple, contada mil veces de una manera u otra. Pero lo que interesó es contarla desde ese sin sentido, en el que nos manejamos y convivimos, un ámbito de desencuentros. Las sociedades intentan todo el tiempo construir sentido, pero la vida y nuestras relaciones, atentan todo el tiempo, con ese sentido de lógica que nos queremos imponer. Esa fricción me resulta particularmente curiosa y entretenida de observar y desde donde contar.

  • Contame acerca de la elección de rodar en blanco y negro para tu primera película. ¿Qué desafíos estéticos te presentó? ¿Y cómo fue rodar en esta segunda ocasión, en color?

Filmar en blanco y negro tuvo que ver con, por un lado, no querer generar una idea naturalista de la historia, y por el otro lado y acompañando eso, no quería ver la sangre roja de Ema en la pileta, cuándo tenía la perdida. Sabía que el blanco y negro me iba a posicionar en algo de distancia con el espectador y de construido, que convenía para el verosímil de la película.

¿Desafío? Entender las gamas de contrastes y tonalidades, cómo traducir los colores. Hicimos las pruebas necesarias para entender, que tonos nos convenían, para generar el necesario contraste y profundidad. El exterior, lo tamizamos completamente, para que la posición del sol no interviniese, y así generamos una luz pareja y constante, de no paso de tiempo. Y en el interior trabajamos ambientes en una gama baja, penumbrosos, dónde el cuerpo, en algunos casos, desaparece, bajo la mezcla del vestuario y la oscuridad.

Con respecto a ‘El Tío,’ me interesó especialmente trabajar la piel de los personajes, su color y porosidad, lo carnal, cierta cercanía, así que trabajar en color nos venía bien. Igual pensé la película en blanco y negro, pero me parecía que iba a quedar subrayado un enfoque estético, que no me interesaba para la historia. La guía de color con la que empezamos a trabajar, fueron los colores del equipo de fútbol Almagro, del que Dalmiro es hincha. Junto a Christian Colace, el fotógrafo de la película y Cris Menella, la vestuarista, conjugamos el azul, negro y blanco, sumado a las oscuridades y contraluces que trabajamos, sobretodo en el departamento de Dalmiro.

  • Hablando de tu próxima película “El tío”, imagino que estos años transcurridos desde tu ópera prima también representan un camino de aprendizaje. ¿Qué mundos transita esta obra y cómo surgió la idea de este proyecto?

El tío / Dalmiro es una persona que tiene tiempo. Y si bien no está preparado para lo que le toca, ni lo quiere, puede darla a ésta familia, en éste momento que lo requiere, justo lo que necesita, algo de presencia. Me interesa especialmente, lo que es considerado inútil, fracasado, torpe, eso que se deja de lado por no pertenecer a una idea de estándar, a la que estamos muy a merced, por otro lado, creo que ahí, reside un enorme potencial humano. Dalmiro para mi es un héroe, por ejemplo.

La idea de la película es una mezcla de dos situaciones. Por un lado la experiencia de la espera en el embarazo de mi segundo hijo, no sé porqué -o tal vez sí- porque ya era mamá tenía muchas dudas sobre mi. Especialmente de cuánto puedo ser capaz de dar y de entregar, cuánto estoy dispuesta a arrojarme en la necesidad de ese que va a ser mi hijo, esa sería la pregunta ¿puedo dar? ¿puedo dar lo que el otro requiere de mi?.

Y la otra situación, fue, en una época mi hermano, les empezó a decir a mis hijos que los iba a llevar a Disney, pero lo decía de la misma manera que “vamos a comprar pan” y los chicos desde ya que le creyeron…ese poder adulto dónde lo que se dice tiene mucho poder para un chico, que ya de por sí, juega a que su dedo es una pistola y ya. Pero el asunto era observar la expectativa y deseo que se generó en mis hijos, por un porque sí, ese fue otro puntapié para escribir, las expectativas que dejamos en el otro.

  •  ¿Dónde va a exhibirse y qué expectativas te despierta su próximo estreno?

Aún no sabemos en qué salas se exhibirá la película. ¿La expectativa? Que ojalá, ‘El Tío’, te lleve de viaje un rato, fuera de éste mundo…al menos por 76 minutos.

ILUSTRACIONES DE LA ARTISTA PLÁSTICA  MARÍA CRUZ SUEIRO

PARA LA PELÍCULA “EL TÍO”

 

Un comentario sobre “ENTREVISTAS – MARÍA EUGENIA SUEIRO: “El trabajo de un autor es darle rienda suelta a esa mirada única sobre el mundo y las personas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s