UNA VENTANA AL PSICOANÁLISIS – El Escritor Fragmentado, por VIVIANA IBRAHIM

Una mirada psicoanalítica de la escritura

La escritura es siempre a destiempo. Es re-escritura. Elaboración de aquello que de algún modo, sabiéndolo o no conscientemente, concierne al escritor. Algo del impacto entre lo real y lo simbólico se pone en juego en el acto de escribir.

El encuentro con Otro, portador del lenguaje, marca. Es un otro significativo, quien nos nombra, quien decodifica nuestras necesidades o demandas cuando somos apenas cachorros humanos. Frente al desvalimiento, el llanto se convierte en mensaje cuando es leído por un otro, que al decodificarlo le otorga un significante a aquello que se manifiesta desde el cuerpo. En este sentido, las palabras nos determinan produciéndose la alienación de nuestro ser al lenguaje.

¿Es real que nos comunicamos cuando hablamos? Siempre hay malentendido. Un malentendido estructural, un quiebre, una distancia entre lo que quiero decir y lo que digo, entre el decir y el dicho. La escritura a mi entender, va más allá, en el sentido de un querer atrapar, dejar asentado -fijo, sujetado- algún sentido (aún sabiendo de su multiplicidad) porque a pesar de que un escritor se empeñase en hacerlo resultaría imposible. Una vez que el texto emerge, cobra un nuevo y único sentido ante cada lector. 

¿Qué llega entonces, de lo que el escritor escribe? Imposible de determinar. ¿Desde dónde escribe? Desde el inconsciente, de las marcas. Se puede pensar como un acto de elaboración, de re-elaboración, de tachadura, lectura y re-lectura; tantas, que se podría decir que el punto final de un escrito es sólo un intento de corte artificial. Si no existiera, siempre habría un más. Un más que decir, un más que escribir, un deseo que se desliza subyacente en aquellas letras que se mueven aún, en lo supuestamente estático de un texto.

Porque hay un vacío, hiancia irremediable y necesaria entre una palabra y otra, entre un significante y otro, dirá el psicoanálisis y porque justamente allí es donde se ubica el sujeto, es que podríamos decir que todos y cada uno de nosotros está convocado a balbucear, a decir, a escribir y re-escribir su historia; la propia aún cuando lo hagamos en nombre de algún otro.

¿Cómo estar seguros que detrás de la historia, el personaje, la prosa, está el autor? El escritor se desparrama, se fragmenta y se une en sus letras. Creo que aquello que denominamos “estilo” da cuenta de la singularidad, la subjetividad y de que con cada historia un escritor re-escribe fragmentos de la propia. El ser del autor se desliza entre-líneas.

El tema que elige es un corte en lo real que reclama otra escritura.

Un comentario sobre “UNA VENTANA AL PSICOANÁLISIS – El Escritor Fragmentado, por VIVIANA IBRAHIM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s